El pueblo venezolano sigue adelante con la revolución

Corresponsalía desde Venezuela27-2-2019

Luego de días de muchísima tensión, por darle algún nombre, en donde la oposición recreó de nuevo su plan de violencia, hoy ha bajado bastante la tensión.

Desde el día 22 de este mes, aquí en este pequeño pueblo, donde nunca pasaba nada y todo parecía seguir su curso de tranquilidad en medio de las tormentas, fuimos, de repente, llenados de una violencia como jamás habíamos visto.

Todo comenzó con la visita de un diputado opositor de la Asamblea Nacional (en desacato) llamado Américo DeGrazia, quien había llegado una semana antes del 22 de Febrero a este pueblo fronterizo con Brasil: Santa Elena de Uairén, para orquestar sus planes macabros, utilizando como bandera la supuesta ayuda humanitaria. Ese día 22, llegó una ex-diputada de esa misma AN, aspirante a ser la primera mujer Presidenta de Venezuela (en su delirium tremens), llamada María Corina Machado, con una caravana de cuatro camionetas último modelo blindadas. Ese mismo día, repostando combustible al entrar en este pequeño pueblo, ella comenzó la revuelta, atizando el fuego y llamando a la desobediencia civil. Ya la estaban esperando la gente que había preparado DeGrazia.

En sólo un día (24 horas), pues ella llegó al mediodía del 22 hasta el mediodía del 23, ya habían destrozado medio pueblo. Sus “contratados” quemaron un transporte escolar que pertenecía a una comunidad indígena llamada Wará, quemaron el vehículo oficial de la Milicia Bolivariana, movilizaron varias gandolas y las atravesaron en las vías de comunicación principales (carreteras nacionales) para impedir el libre tránsito, quemaron dos puestos de control de la guardia Nacional Bolivariana, destrozaron las cristaleras de varios negocios en el pueblo (vale decir que sus propietarios no son precisamente revolucionarios) pero es que resulta que estos comerciantes, viendo amenazada su propiedad por estos vándalos, decidieron ir al fuerte militar a apoyar al ejército para que no invadieran el fuerte. Abastecieron a un montón de jovencitos con bombas molotov, que luego detonarían a la entrada del fuerte militar y en frente de las casas de blancos seleccionados como líderes revolucionarios. Quemaron instalaciones del aeropuerto de la localidad y agredieron al personal militar allí asignado hasta que tomaron el control del mismo (ya el control ha sido recuperado en el día de hoy por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana). Planeaban volar la estación de combustible que se encuentra cera de la línea fronteriza y que le da servicio a nuestros hermanos brasileros a un mejor precio de combustible del que lo compran en Brasil (además de que en el pueblo del lado brasilero no hay hay estación de servicio para repostar combustible).

Para resumir, el pueblo quedó hecho todo un caos, las calles llenas de llantas quemadas y de grandes árboles que talaron para hacer sus barricadas, sin el menos escrúpulo del daño ambiental y ecológico que estaban causando.

Hoy, en apenas un día y medio, por instrucciones de nuestro Gobernador Justo Noguera y nuestro Presidente Nicolás Maduro, la milicia bolivariana junto al pueblo rebelde y chavista que defiende su Patria, hicieron una batida de limpieza, dándole mejor cara a este pequeño pueblo, a pesar de que quedan las heridas y los moretones, las bajas causadas por los francotiradores que estos insanos de la oposición venezolana contrataron, en contubernio con sus amos gringos.

Ganó la Paz, ganó la Patria, vencimos en Revolución, una vez más en esta continua y dura batalla, pero queda el dolor causado por la traición a la Patria, los daños físicos, materiales, psicológicos y morales causados por el desatino de unos cuantos que dejaron que se les sembrara el odio y la violencia, para ser los artífices de un plan de golpe de estado, disfrazado de ayuda humanitaria, que no tenía destino cierto.

Mientras los que defendemos la Paz hoy celebramos que ha sido derrotado este nuevo capítulo de guerra, otros lloran con rabia su derrota pues sus líderes salieron corriendo y les dejaron abandonados porque no dan la cara nunca. Los que llamaron a la muerte, a la guerra, a la invasión extranjera, al silbido de las balas y prometieron que ya el 24 le darían a Venezuela un nuevo Presidente y los Estados Unidos tomarían control del país, cual forajidos y delincuentes, porque eso es lo que en verdad son, corrieron, unos a Brasil o a Guyana, otros han huido de cualquier manera a esconderse hasta que logren salir de Venezuela sin ser vistos. Atrás dejaron a su gente, dejaron a los que creyeron en sus falsas promesas, los que les siguieron y fueron la masa crítica para implementar tal desastre, los que les sirvieron como antenas repetidoras en las redes sociales usadas como arma para la preparación de un golpe y la difusión de todos sus Fake News (noticias falsas), los que les sirvieron de estandarte para poner el pecho y salir en las fotos y los vídeos en nombre de su locura opositora mal llamada “operación libertad” para justificar ante el mundo: una falsa bandera, un falso positivo, una falsa ayuda humanitaria, una falsa ingobernabilidad, una falsa ausencia de poder por parte de nuestro Presidente Nicolás Maduro, una realidad acomodada en las grandes agencias de marketing Estadounidense. Aquí en el pueblo, todos fueron dejados atrás, cargando con todo el peso de la Ley por el desastre y la muerte que causaron.

Una vez más se repitió el guion golpista de años atrás. Sólo que esta vez, se alejaron de las capitales y escogieron las zonas fronterizas, pues su baza era la supuesta entrada de ayuda humanitaria.

El objetivo del llamado de alerta fue hacer correr ríos de sangre y justificar la intervención militar por parte de los ejércitos de Brasil y USA. Se trajeron sicarios, francotiradores y matones a sueldo quienes, con instrucciones muy precisas, se movilizaron en 24 horas para buscar víctimas, sobre todo entre el pueblo indígena y sus capitanes, pues con eso justificarían el apoyo internacional para la invasión y atraerían la atención internacional con más rechazo hacia Nicolás Maduro, hacia todos los líderes revolucionarios y hacia la Revolución Bolivariana y Chavista.

El gobierno se movilizó también aceleradamente. Ya había informaciones que apuntaban a que esta vez el blanco serían las fronteras. Sólo que la atención estaba mayoritariamente en la frontera con Colombia por el lado de Cúcuta. Sin embargo, teniendo en cuenta que el burgomaestre actual de este Municipio fronterizo es un indígena que se ha dedicado desde hace años al negocio de la extracción de oro y diamantes, y que él y su equipo están en franca asociación con los líderes opositores y sus planes golpistas, en esta ocasión, los servicios de inteligencia estaban en alerta sobre esta frontera. Este señor, de nombre Emilio González y que hoy hace declaraciones desde Brasil, donde está fugado, llamando a una intervención militar extranjera, quien engañó con falsas promesas a sus paisanos para que le eligieran como alcalde, hoy les traiciona, y no sólo a su etnia, a su raza y a su tierra, sino a todo un país, a todos los venezolanos que queremos vivir en Paz y en democracia, con libertad y soberanía.

Indígenas y no indígenas, queremos vivir en Paz, queremos tener el derecho a desarrollarnos libremente, a decidir nuestro destino. Queremos que se respete nuestra soberanía, nuestra independencia por la que tantos y tantos han dado su vida desde hace más de 200 años, hasta hoy. Es por ello que todos y todas, como una sola voz mayoritaria, unidos como hermanos y hermanas, cada uno en su trinchera de lucha, en su espacio de acción, conectados en lo invisible y unidos en el corazón por Venezuela Cuna de Luz, por Amor a la Vida, levantamos el muro de resistencia a la invasión planeada por los apátridas. ¡No han pasado!

Una vez más la unión cívico-militar ha dado sus frutos, y así como los opositores en 24 horas desataron la locura que quisieron prolongar hasta lograr la guerra total y la entrega de la Patria a manos gringas, como respuesta a sus acciones encontraron a un gobierno revolucionario y legítimo con su Presidente Nicolás Maduro al frente; con un gobernador leal, comprometido y con la mano firme M/G Justo Noguera Pietri, quien desde el primer momento se puso personalmente al frente de la operación para lograr la estabilidad y traer de nuevo la paz; con unos comandantes de los destacamentos de frontera, Mayor del Ejército José Gregorio Basantes y Teniente Coronel Juan Yusti Pérez de la Guardia Nacional Bolivariana; con la valiosísima labor de la inteligencia popular llamada Patriotas Cooperantes junto a los Servicios de Inteligencia del Estado; y con muchos otros compatriotas valientes y leales de las comunidades indígenas de Mapaurí y Chiricayén quienes con total valentía, lealtad, compromiso y claridad histórica marcaron una diferencia, junto a compatriotas no indígenas e indígenas de otras localidades, todos como una sola voz, como un sólo brazo, como un sólo cuerpo, se logró repeler la agresión.

El plan estaba orquestado de tal forma, que hoy estaríamos en pleno fragor de una cruenta guerra. Así lo querían los señores de la muerte. Gracias a la mano firme de nuestro Presidente Nicolás, quien dio a tiempo la orden para el cierre de las fronteras, y gracias a las acciones coordinadas y conjuntas de nuestra Fuerza Armada, la cual es conscientemente “pueblo uniformado”, y a todos los leales a la Patria y a la Revolución quienes también conscientemente son “soldados sin uniforme”, juntos y todos leales y dispuestos a defender esta Patria, hoy podemos decir, ha amanecido en Paz y el cielo brilló con todo su esplendor. Hasta incluso nos cayó una lluvia bendita luego de varios días de intenso y sofocante calor.

Algunos enlaces para dar más luces a lo sucedido:


Presidente Nicolás Maduro muestra pruebas de la agresión desde Colombia

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante su participación en la Asamblea Internacional de los Pueblos que se desarrolla estos días en Caracas, mostró videos en los que evidencia a delincuentes declarando las intenciones golpistas en territorio venezolano. “Se llevaron las guarimbas al puente fronterizo a dañarle la vida a la gente de Cúcuta”, cuestionó. Relató que se trata de una operación de bandera falsa (falsos positivos) creada para justificar una agresión internacional contra Venezuela. La derecha nacional e internacional culpó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de la quema de gandolas que contenían supuesta ayuda humanitaria de la Usaid en la frontera colombo-venezolana. Sin embargo, los funcionarios venezolanos no estaban del lado colombiano, donde se registró el hecho. teleSUR


Ministro de Venezuela demuestra operación de Falsa Bandera en la frontera

El ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, desmintió la información que medios de comunicación hegemónicos han difundido sobre la supuesta quema de camiones con ayuda humanitaria, que según ellos, el gobierno bolivariano habría realizado en el puente Simón Bolívar, en la frontera colombo-venezolana. Señaló que “logramos demostrar una operación de falsa bandera”, y una de falso positivo, cometidas desde Colombia, “país experto en falsos positivos”. teleSUR


La Hojilla 27FEB19 | Análisis de los sucesos en la frontera con Colombia

VTV Programas Completos Publicado el 27 feb. 2019

Publicado en Corresponsalía en Venezuela, GUERRAS, Noticias, Nuevas Guerras
No colabores con ellos… ¡Protege tu privacidad!
La privacidad es un bien común. ¡Defiéndelo!
Categorías del Blog
Archivos del blog
Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA

Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA

Member of The Internet Defense League