Carta del Dr. Ryke Geerd Hamer al Sr. Paul Spiegel (2000)

Cabecera_Germanische-Heilkunde

6 de Diciembre del 2000

Dr. med. Mag. theol.
Ryke Geerd Hamer

Sr. Paul Spiegel
Presidente del Consejo Central de los judíos de Alemania
Leo-Baeck-Haus
Tucholskystr. 9
10117 Berlin

Asunto: La Nueva Medicina

Estimado Sr. Paul Spiegel,

Me dirijo a usted como Presidente del Consejo Central de los judíos en Alemania en referencia a un asunto presumiblemente horrible que podría afectar a todos los judíos del mundo durante los próximos siglos. Se trata de la prohibición del conocimiento de la Nueva Medicina para los no judíos desde hace casi veinte años.

En primer lugar quiero decir que si usted o sus hermanos de creencia o la prensa tachan de racista o antisemita a quien nunca a quien nunca censuró a ningún paciente o alumno por su raza o religión, es como si dijeran que una vaca es un carnívoro. Y si sus amigos de B´nai B´rith, la superlogia israelí, la máxima logia, intentan asesinarme, no les va a valer de nada porque después de esta carta, publicada en internet, se sabría que ha sido B´nai B´rith, como ya lo intentó anteriormente (mediante el segundo de Menachem Schneerson).

Por cierto, voy a pedirle a mi abogado, el Sr. Walter Mendel, quien le conoce muy bien, que él personalmente le entregue esta carta. Al lado de su lugar de nacimiento, cerca de Krefeld, mis padres escondieron, con peligro para su vida, en la Guerra, un número grande de sus hermanos de fe.

Ahora pasemos al asunto por el que escribo esta carta:

Desde hace casi veinte años existe la Nueva Medicina. Esta ha sido verificada oficial y públicamente en veintisiete ocasiones, lo que solamente es posible con una ciencia natural tan rigurosa como la Nueva Medicina, y no con las 5000 hipótesis de la medicina oficial.

La Nueva Medicina tiene una tasa de supervivencia, por ejemplo respecto al cáncer, de un 98%, mientras que la medicina oficial, con su pseudoterapia con quimio, radiación y morfina, tiene una mortalidad del 98% (según el Centro de Oncología alemán en Heidelberg).

En los años 80 impartí innumerables seminarios a los cuales asistieron un 80% de rabinos entusiasmados por conocer la Nueva Medicina.

En 1986 me quedé de piedra cuando el superrabino de París, Sr. Denoun, nos reveló a mi amigo Antoine Graf D´Oncieu y a mí, que había recibido, como todos los rabinos, una carta del supremo rabino Menachem Schneerson, en la que comunicaba que debían ocuparse de que todos los judíos fueran tratados con la Nueva Medicina, ya que había sido verificada y era correcta. No obstante, esto debía hacerse secretamente , de forma que los No-Judíos no tuvieran conocimiento de ello.

Adjunto la carta que envié a Menachem Schneerson tras escuchar estas declaraciones. Recibí su respuesta en forma de intento de asesinato mediante su inmediato inferior.

Recientemente un médico judío, el Dr. Rozenholc de Argentina, confesó en uno de mis seminarios delante de la cámara y de 33 asistentes, que desde hace entre 15 y 20 años, en todo el mundo, todos los judíos en secreto y bajo falsas etiquetas, han sido tratados con mucho éxito con la Nueva Medicina. Mencionó un hospital en Israel donde cambiando los términos con los que yo he denominado mis sucesivos descubrimientos, por supuesto el nombre de Hamer nunca se ha escuchado, se utiliza la Nueva Medicina para los pacientes judíos.

Después de la publicación en internet de las declaraciones del Sr. Dr. Rozenholc, se han desencadenado toda una serie de acontecimientos. El profesor Israel, de 81 años, quien desde hace décadas ha sido el líder del Centro Nacional del Cáncer de Villejuif y mi peor enemigo, junto con su asistente Claude Sabbah (hijo y nieto de grandes rabinos de Casablanca), quien asistió por lo menos a 20 de mis seminarios, pretenden haber descubierto, independientemente de mí la Nueva Medicina. Por ejemplo, cambiaron el nombre S.B.S. (Programa Especial Biológico con sentido, con utilidad) por suceso-SOS. Y, de repente, descubren sus hermanos de doctrina que el cáncer no es una enfermedad sino un programa especial biológico con pleno sentido que está dirigido desde el cerebro. De Hamer, por supuesto, los dos estafadores, a nivel científico, nunca han oído nada.

Ahora, vayamos al problema Sr. Spiegel:

Según parece, los israelíes practican en todo el mundo y secretamente desde hace 15 0 20 años la Nueva Medicina (ver News nº 45 del 9 de noviembre del 2000). Con esto pueden sobrevivir el 98%. Pero los medios de comunicación que , en cierto sentido, el 100% pertenece a sus amigos de B´nai B´rith, están propagando la quimioterapia, la radioterapia y la morfina para los no judíos desde hace 20 años. El 98% de los enfermos No-Judíos, es decir, dos mil millones de seres humanos, parecen haber sido torturados hasta la muerte de la forma más cruel por la represión del conocimiento de la Nueva Medicina, hecho del cual sus amigos son responsables.

Como ya he dicho, Sr. Spiegel, yo soy lo contrario de un racista. Yo me sentaría con la misma paciencia a los pies de la cama de cualquier alemán, chino, africano o judío e intentaría ayudarle. Pero si algunos chinos asesinan, yo estoy en contra de estos chinos.

Y si han sido los judíos los que han cometido el más grande y horrible crimen de la historia del mundo, haciéndose pasar por los perseguidos y las víctimas, entonces, yo estoy contra estos judíos. Si sus amigos han cometido este horrible crimen, y yo pienso que sólo la suprema logia B´nai B´rith es capaz y tiene los medios para cometer un crimen perfecto de una dimensión tan enorme como es la represión de la Nueva Medicina, no van a admitirlo ya que no están autorizados para hacerlo. Pero usted podría ayudar para terminar con este crimen después de 20 años y dos mil millones de muertos.

Es posible que sus amigos hayan subestimado ciertas cosas, por ejemplo, que la misma persona que ha descubierto la Nueva Medicina también sea capaz de descubrir quienes son los responsables del bloqueo de dicho conocimiento. Después de esta carta hecha pública, no les va a ayudar cometer un nuevo atentado contra mi persona.

Sus judíos podrían descalificarse como seres humanos para los siglos venideros por silenciar la Nueva Medicina para los No-Judíos. Deberían temer no sólo por los familiares de los asesinados sino también por el “ejército de los muertos”.

Atentamente
Dr. med. Mag. Theol. Ryke Geerd Hamer