El Gran Israel: Plan sionista para Oriente Medio “Plan Yinon”

El Plan Yinon                        Global Research, 22 de marzo de 2015 – publicado: 29 abril 2013
introducción de Michel Chossudovsky

Association of Arab-American University Graduates, Inc. – 3 marzo 2013
traducción del hebreo al inglés y prólogo: Israel Shahak – 17 de Junio de 1982, Jerusalem
traducción del inglés al español por Ser y Actuar seryactuar.org – 17 de Setiembre de 2015, Barcelona)


Introducción de Michel Chossudovsky

Nota del editor de Global Research

El siguiente documento relacionado con la formación del “Gran Israel” constituye la piedra angular de las poderosas facciones sionistas dentro del actual gobierno de Netanyahu (que ha sido reelegido recientemente), el partido Likud, así como dentro de la fuerza militar israelí y de la organización de inteligencia. La elección la disputó Netanyahu en una plataforma política que niega el estado palestino.

Yinon divisionSegún Theodore Herzl, el padre fundador del sionismo, la zona que abarca el estado judío abarca: desde la rivera de Egipto hasta el Éufrates, e incluye partes de Siria y del Líbano”.

Cuando se observa en el contexto actual la guerra de Irak, la guerra del Líbano de 2006, la guerra de Libia del 2011, la guerra en curso de Siria, por no hablar del proceso de cambio de régimen en Egipto, todo ello debe comprenderse en relación al plan sionista para Oriente Medio. Este último consiste en debilitar y finalmente fracturar los estados árabes contiguos como parte del proyecto expansionista israelí.

La “Gran Israel” consiste en un área que se extiende desde el valle del Nilo hasta el Éufrates.

El proyecto sionista apoya el movimiento de asentamientos judíos. Más ampliamente implica una política de exclusión de los palestinos de Palestina, conducente a la futura anexión tanto de Cisjordania como de Gaza al estado de Israel.

La Gran Israel crearía un número de estados representantes. Incluiría partes de Líbano, Jordania, Siria y el Sinaí, así como partes de Irak y Arabia Saudita (ver el mapa)

Según un artículo de Mahdi Darius Nazemroaya del 2011 en Global Research, el Plan Yinon era una continuación del diseño colonial británico para Oriente Medio:

[El Plan Yinon] es un plan estratégico israelí para asegurar la superioridad regional de Israel. Insiste y estipula que Israel debe reconfigurar su entorno geo-político a través de la balcanización de los estados árabes adyacentes en estados más pequeños y debilitados.

Los estrategas israelíes ven a Irak como su mayor reto estratégico de los estados árabes. Este es el motivo por el que Irak fue destacado como la pieza central de la balcanización de Oriente Medio y del Mundo Árabe. En Irak, sobre la base de los conceptos del Plan Yinon, los estrategas israelíes han exigido la división de Irak en un estado kurdo y dos estados árabes, uno para los musulmanes chiítas y el otro para los musulmanes sunitas. El primer paso para establecer esto fue la guerra entre Irak e Irán, que el Plan Yinon analiza.

Tanto The Atlantic, en 2008, como la revista del ejército de EE.UU. Armed Forces Journal, en 2006, publicaron los mapas que circularon ampliamente que siguen de cerca el trazado del Plan Yinon. Aparte de un Irak dividido, que es algo que también el Plan Biden exige, el Plan Yinon pide un Líbano, un Egipto y una Siria divididos. La partición de Irán, Turquía, Somalia y Pakistán también cae dentro de estas perspectivas. El Plan Yinon plantea también la disolución en el norte de África, y apunta su inicio en Egipto, pasando luego a Sudán, Libia, y al resto de la región.

La “Gran Israel” precisa la ruptura de todos los estados árabes existentes en estados más pequeños.

El plan opera sobre dos premisas esenciales. Para sobrevivir, Israel debe:

  1. convertirse en una potencia regional imperial, y

  2. debe efectuar la división de toda la zona en estados pequeños, disolviendo los estados árabes que ya existen.

Pequeño, aquí, dependerá de la composición étnica o sectaria de cada estado. En consecuencia, la esperanza sionista es que los estados basados en el sectarismo se conviertan en satélites de Israel e, irónicamente, en su fuente de legitimación moral… No es una idea nueva, ni es la primera vez que surge a superficie en el pensamiento estratégico sionista. En realidad, fragmentar todos los estados árabes en unidades más pequeñas ha sido un tema recurrente”. (Ver aquí debajo el Plan Yinon”)

Vista en este contexto, la guerra de Siria e Irak forma parte del proceso de la expansión territorial de Israel. La inteligencia de Israel, trabajando codo con codo con Estados Unidos, Turquía y la OTAN está apoyando directamente la cruzada dirigida contra el denominado Estado Islámico (Islamic State – ISIS), que en último extremo busca destruir tanto a Siria como a Irak como estados nación.

Michel Chossudovsky,
Global Research,
22 de marzo de 2015


El Plan sionista para Oriente Medio

Traducido y editado (del inglés) por

Israel Shahak

El Israel de Theodore Herzl (1904) y del Rabino Fischmann (1947)

En sus Agendas Completas, Vol. II. p. 711, Theodore Herzl, fundador del sionismo, dice que el área que ocupa el estado judío alcanza: “Desde la ribera de Egipto hasta el Éufrates”.

El rabino Fischmann, miembro de la Agencia Judía para Palestina, declaró en su testimonio ante el Comité de Investigación Especial de las Naciones Unidas, el 9 de julio de 1947: “La Tierra Prometida se extiende desde el río de Egipto hasta el Éufrates, e incluye partes de Siria y del Líbano”.

Una estrategia para Israel en los años 1980”

Por Oded Yinon

Publicado por la
Association of Arab-American University Graduates, Inc.
Belmont, Massachusetts, 1982
Documento especial No. 1 (ISBN 0-937694-56-8)

Índice de contenidos

Nota del editor

1

La Association of Arab-American University Graduates encuentra imperativo inaugurar su nueva serie de publicaciones, “Documentos Especiales”, con el artículo de Oded Yinon que apareció en Kivunim (Directrices), la revista del Departamento de Información de la Organización Sionista Mundial. Oded Yinon es un periodista israelí, y anteriormente había sido agregado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel. A nuestro saber, este documento es la declaración más explícita, detallada, y sin ambigüedad hasta la fecha de la estrategia sionista en Oriente Medio. Además, permanece como representación rigurosa de la “visión” para todo Oriente Medio del actual régimen sionista gobernante de Begin, Sharon y Eitan. Su importancia, por tanto, radica no sólo en su valor histórico sino en el mal sueño que presenta.

2

El plan se mueve sobre dos premisas esenciales. Para sobrevivir, Israel debe 1) convertirse en una potencia regional imperial, y 2) debe efectuar la división de toda la zona en pequeños estados, disolviendo todos los estados árabes existentes. Pequeño, aquí, dependerá de la composición étnica o sectaria de cada estado. En consecuencia, la esperanza sionista es que los estados basados en el sectarismo se conviertan en satélites de Israel, e irónicamente en su fuente de legitimación moral.

3

La idea no es nueva, y no aflora a superficie por primera vez en el pensamiento estratégico sionista. En realidad, fragmentar todos los estados árabes en unidades más pequeñas ha sido un tema recurrente. Este tema quedó documentado a modesta escala en la publicación de AAUG, Israel’s Sacred Terrorism (1980), de Livia Rokach. Basándose en las memorias de Moshe Sharett, antiguo primer ministro de Israel, los documentos del estudio de Rokach, detallan convincentemente el plan sionista tal como se aplica en el Líbano, y tal como fue preparado a mediados de los años cincuenta.

4

La primera invasión masiva israelí del Líbano en 1978 confirmaba este plan hasta en el más pequeño detalle. La segunda y más inhumana y envolvente invasión israelí del Líbano, el 6 de junio de 1982, apunta a llevar a cabo ciertas partes de este plan que espera ver fragmentado no sólo el Líbano sino también Siria y Jordania. Este debería convertir en una pantomima las afirmaciones públicas israelís concernientes a su deseo de un gobierno central libanés independiente y fuerte. Más exactamente, desean un gobierno central libanés que apruebe sus proyectos imperialistas regionales firmando un tratado de paz con ellos. También buscan la conformidad de sus proyectos para los gobiernos sirio, irakí, jornado, y otros gobiernos árabes así como por el pueblo palestino. Lo que quieren y planean no es un mundo árabe, sino un mundo de fragmentos árabes listo para sucumbir a la hegemonía israelí. De ahí que Oded Yinon, en su ensayo “A Strategy for Israel in the 1980′s,” habla acerca de las “oportunidades de largo alcance por primera vez desde 1967” que se han creado por la “tormentosa situación [que]rodea a Israel”.

5

La política sionista de desplazar a los palestinos de Palestina es una política muy activa, pero se persigue todavía más enérgicamente en tiempos de conflicto, como en la guerra de 1947-1948, y en la guerra de 1967. Un apéndice titulado ”Israel Talks of a New Exodus” se incluye en esta publicación para demostrar las anteriores dispersiones sionistas de palestinos de su país natal y mostrar, además del principal documento que presentamos, otro plan sionista para des-palestinizar a Palestina.

6

A partir del documento de Kivunim, publicado en febrero de 1982, queda claro que las “oportunidades de largo alcance” en las que los estrategas sionistas han estado pensando son las mismas “oportunidades” de las que están intentando convencer al mundo y que afirman que se generaron por su invasión de junio de 1982. También queda claro que los palestinos nunca fueron el único objetivo para los planes sionistas, sino el objetivo prioritario puesto que su presencia independiente y viable como pueblo niega la esencia del estado sionista. Cada estado árabe, sin embargo, especialmente aquellos con direcciones nacionalistas claras y cohesivas, es un objetivo real tarde o temprano.

7

En contraste con la detallada e inequívoca estrategia sionista declarada en este documento, desgraciadamente la estrategia árabe y palestina adolece de ambigüedad e incoherencia. No hay indicaciones de que los estrategas árabes hayan internalizado el plan sionista con todas sus ramificaciones. En lugar de ello reaccionan con incredulidad y conmoción cada vez que se despliega una nueva etapa. Esto es evidente en la reacción árabe, bien que apagada, al sitio israelí de Beirut. Lo triste es que en tanto y cuanto la estrategia sionista para Oriente Medio no se tome en serio la reacción árabe a cualquier futuro sitio de otras capitales árabes será la misma.

Khalil Nakhleh
23 de julio de 1982


Prólogo de Israel Shahak

1

El siguiente ensayo representa, en mi opinión, el plan riguroso y detallado del actual régimen sionista (de Sharon y Eitan) para Oriente Medio, basado en la división de toda la zona en pequeños estados, y en la disolución de todos los estados árabes existentes. Comentaré el aspecto militar de este plan en una nota de conclusiones. Aquí quiero llamar la atención de los lectores hacia varios puntos importantes:

2

1. La idea de que todos los estados árabes deberían fracturarse, por Israel, en pequeñas unidades, se repite una y otra vez en el pensamiento estratégico israelí. Por ejemplo, Ze’ev Schiff, el corresponsal militar de Ha’aretz (y probablemente el más informado en Israel sobre este tema) escribe acerca de lo “mejor” que puede suceder para los intereses israelíes en Irak: La disolución de Irak en un estado chiíta, un estado sunita y la separación de la parte kurda (Ha’aretz 6/2/1982). Para ser exactos, este aspecto del plan es muy viejo.

3

2. La fuerte conexión con el pensamiento neo-conservador en los Estados Unidos es muy destacada, especialmente en las notas del autor. Pero, aunque de boquilla se presente la idea de la “defensa de occidente” del poder soviético, el objetivo real del autor, y de la actual clase gobernante israelí está claro: Convertir un Israel Imperial en una potencia mundial. En otras palabras, el objetivo de Sharon es engañar a los americanos después de haber engañado a todo el resto.

4

3. Resulta evidente que mucha información relevante, tanto en las notas como en el texto, está codificada o se ha omitido, tal como la ayuda financiera de Estados Unidos a Israel. Mucho de lo que hay es fantasía pura. Pero, el plan no tiene que contemplarse como algo que no ejerce influencia, o como incapaz de ser realizado en un corto espacio de tiempo. El plan sigue fielmente las ideas geopolíticas que circulaban en la Alemania de 1890 – 1933, que fueron tragadas totalmente por Hitler y el movimiento Nazi, y determinaron sus objetivos para la Europa del Este. Esos objetivos, especialmente la división de los estados existentes, se llevaron a cabo de 1939-1941, y únicamente una alianza a escala global impidió su consolidación por un período de tiempo.

5

Al texto le siguen las notas del autor. Para evitar confusiones, no he añadido notas propias, pero he puesto la sustancia de las mismas en este prólogo, y en la conclusión del final. Por tanto, he resaltado algunas partes del texto.

Israel Shahak
13 de junio de 1982


Una estrategia para Israel en los 1980

por Oded Yinon

Este ensayo apareció originalmente en hebreo en KIVUNIM (Directrices), Revista para el judaísmo y el sionismo; ejemplar nº 14 – Invierno, 5742, febrero de 1982, Editor: Yoram Beck. Comité Editorial: Eli Eyal, Yoram Beck, Amnon Hadari, Yohanan Manor, Elieser Schweid. Publicado por el Departamento de Propaganda/The World Zionist Organization, Jerusalén.

1

En los inicios de estos años 80, el Estado de Israel necesita una nueva perspectiva de su lugar, de sus aspiraciones y sus objetivos nacionales, tanto locales como en el extranjero. Esta necesidad ha llegado a ser incluso más vital debido al número de procesos centrales que el país, la región y el mundo están experimentando. Vivimos hoy en día en las primeras etapas de una nueva época de la historia humana que no se parece en nada a la precedente, y sus características son totalmente diferentes de lo que hasta ahora hemos conocido. Por ello necesitamos una comprensión de los procesos centrales que tipifican esta época histórica por un lado, y por el otro, necesitamos una perspectiva del mundo y una estrategia operativa en concordancia con las nuevas condiciones. La existencia, prosperidad y constancia del estado judío dependerá de su capacidad de adoptar un nuevo marco para sus asuntos domésticos y exteriores.

2

Esta época se caracteriza por varios rasgos que ya podemos diagnosticar, y que simbolizan una verdadera revolución de nuestro actual estilo de vida. El proceso dominante es el colapso de la perspectiva racionalista, humanista, como la mayor piedra fundamental que soporta la vida y logros de la civilización occidental desde el Renacimiento. Las opiniones políticas, sociales y económicas que han surgido de esos fundamentos estaban basadas en varias “verdades” que actualmente están desapareciendo, por ejemplo, la opinión de que el hombre, como individuo, es el centro del universo, y que todo existe para satisfacer sus necesidades materiales básicas. Esta postura está siendo invalidada en la actualidad cuando ya ha quedado claro que la cantidad de recursos del cosmos no se ajusta con las exigencias del Hombre, sus necesidades económicas o sus limitaciones demográficas. En un mundo en el que hay cuatro mil millones de seres humanos, y en el que los recursos económicos y energéticos no crecen proporcionalmente para acomodarse a las necesidades de la humanidad, es idealista esperar cumplir con las exigencias principales de la sociedad occidental, N1 i.e., el deseo y aspiración de un consumo ilimitado. La opinión de que la ética no juega ningún papel en determinar la dirección que el Hombre toma, sino que son más bien las necesidades materiales las que lo juegan, esa opinión se está convirtiendo hoy en día en prevaleciente a medida que vemos un mundo en el que casi todos los valores están desapareciendo. Estamos perdiendo la capacidad de valorar las cosas más sencillas, especialmente cuando se refieren a la sencilla pregunta de qué es Bueno y qué es Malo.

3

La visión de las aspiraciones y capacidades ilimitadas del hombre retrocede frente a los tristes hechos de la vida, cuando contemplamos la ruptura del orden mundial a nuestro alrededor. La visión que promete libertades y libertad a la humanidad parece absurda a la luz del triste hecho de que tres cuartos de la raza humana vive bajo regímenes totalitarios. Las ideas relativas a la igualdad y a la justicia social han sido transformadas por el socialismo, y especialmente por el comunismo, en un hazmerreír. No se discute la verdad de esas dos ideas, pero lo que está claro es que no han sido puestas en práctica de forma adecuada, y la mayoría de la humanidad ha perdido las libertades, la libertad, y la oportunidad de igualdad y justicia. En este mundo nuclear en el que (todavía) estamos viviendo en paz relativa desde hace treinta años, el concepto de paz y de coexistencia entre naciones no significa nada cuando una superpotencia como la URSS sostiene una doctrina militar y política del tipo que tiene: de que no sólo es posible y necesaria una guerra nuclear a fin de lograr los objetivos finales del marxismo, sino que es posible sobrevivirla, por no hablar del hecho de que se puede salir victorioso de ella N2.

4

Los conceptos esenciales de sociedad humana, especialmente los de occidente, están experimentando un cambio debido a las transformaciones políticas, militares y económicas. Así, el poderío nuclear y convencional de la URSS ha transformado la época que acaba de finalizar en el último descanso (pausa) antes de la gran saga que demolerá una gran parte de nuestro mundo en una guerra global multi-dimensional, en comparación con la cual las anteriores guerras mundiales habrán sido un simple juego de niños. El poder de las armas nucleares así como de las armas convencionales, su cantidad, su precisión y su calidad van a poner patas arriba a nuestro mundo dentro de pocos años, y debemos alinearnos nosotros mismos para enfrentarnos a ello en Israel. Esta es, pues, la principal amenaza a nuestra existencia, y a la del mundo occidental. N3 La guerra por los recursos mundiales, el monopolio árabe del petróleo y la necesidad de occidente de importar la mayor parte de sus materias primas del tercer mundo, están transformando el mundo que conocemos, dado que uno de los objetivos principales de la URSS es derrotar a occidente obteniendo el control de los enormes recursos del Golfo Pérsico y de la zona sur de África, donde se localizan la mayoría de minerales del mundo. Podemos imaginar las dimensiones de la confrontación global que enfrentaremos en el futuro.

5

La doctrina Gorshkow reclama el control soviético de los océanos y de las zonas ricas en minerales del tercer mundo. Que junto con la actual doctrina nuclear soviética que sostiene que es posible manejar, ganar y sobrevivir a una guerra nuclear, en el curso de la cual los militares occidentales podrían quedar destruidos y sus habitantes esclavizados al servicio del marxismo-leninismo, es el principal peligro para la paz mundial y para nuestra propia existencia. Desde 1967 los soviéticos han transformado el refrán de Clausewitz 1 en La guerra es la continuación de la política por medios nucleares”, y lo han convertido en la consigna que guía todas sus políticas. Hoy están ya atareados trasladando sus aspiraciones a nuestra región y a todo el mundo, y la necesidades de hacerles frente se convierte en el principal elemento de la política de seguridad de nuestro país y, desde luego, en la del resto del mundo libre. Ese es nuestro principal desafío exterior. N4

6

El mundo musulmán árabe, por tanto, no es el principal problema estratégico que deberemos enfrentar en los ochenta, a pesar de que representa la mayor amenaza contra Israel debido a su creciente poderío militar. Este mundo, con sus minorías étnicas, sus facciones y sus crisis internas, que es sorprendentemente auto-destructivo como podemos ver en el Líbano, en el Irán no árabe, y ahora también en Siria, es incapaz de tratar de forma satisfactoria sus problemas fundamentales, y por tanto no constituye una amenaza real contra el Estado de Israel a largo plazo, tan solo a corto plazo que es donde tiene gran importancia su inmediato poder militar. A largo plazo este mundo será incapaz de existir en su contexto actual, en las zonas que nos rodean, sin tener que pasar a través de verdaderos cambios revolucionarios. El mundo musulmán árabe está construido como un castillo de naipes temporal que ha sido levantado por extranjeros (Francia y Gran Bretaña en los años 1920), sin tener en cuenta los deseos y apetencias de sus habitantes. Fue arbitrariamente dividido en 19 estados, todos compuestos por minorías y grupos étnicos que son hostiles unos con otros, de manera que cada estado musulmán árabe de hoy en día tiene que enfrentar la destrucción social étnica desde el interior, y en algunos se encuentra ya arrasando la guerra civil. N5 La mayoría de árabes, 118 millones sobre 170 millones, viven en África, principalmente en Egipto (actualmente 45 millones).

7

Aparte de Egipto, todos los estados del Magreb están compuestos de una mezcla de árabes y de bereberes no árabes. En Argelia ya está rugiendo la guerra civil en las montañas de Kabile, entre las dos naciones del país. Marruecos y Argelia están en guerra una con otra sobre el Sahara español, además de la lucha interna existente en cada uno de ellas. El belicismo del Islam pone en peligro la integridad de Túnez, y Gadafi organiza guerras que son destructivas desde el punto de vista árabe, desde un país escasamente poblado, y que no puede convertirse en una nación poderosa. Por eso es por lo que en el pasado estuvo intentando unificarse con estados que son más genuinos, como Egipto y Siria. Sudán, el estado más desgarrado del mundo musulmán árabe de la actualidad, está constituido por cuatro grupos que son hostiles unos con otros, una minoría sunita musulmana árabe, que gobierna sobre una mayoría de africanos no árabes, de paganos y cristianos. En Egipto existe una mayoría sunita musulmana frente a una gran minoría de cristianos que domina en el alto Egipto: unos 7 millones, por lo que incluso Sadat, en su discurso del 8 de mayo, expresaba su miedo de que quieran un estado propio, algo parecido a un “segundo” Líbano cristiano en Egipto.

8

Todos los estados árabes al este de Israel están desgarrados, rotos y plagados de conflictos internos, incluso más que los del Magreb. Siria no difiere fundamentalmente del Líbano excepto en el fuerte régimen militar que la gobierna. Pero la verdadera guerra civil que tiene lugar actualmente entre la mayoría sunita y la minoría gobernante chiíta (sólo un 12% de la población) atestigua la gravedad del problema doméstico.

9

Nuevamente, Irak no difiere en esencia de sus vecinos, aunque su mayoría es chiíta y la minoría gobernante sunita. La opinión del setenta y cinco por ciento de la población no cuenta para nada en política, porque una élite de un 20 por ciento tiene el poder. Además existe una gran minoría kurda en el norte, y si no fuera por la fortaleza del régimen gobernante, el ejército y los ingresos por el petróleo, el estado futuro de Irak no sería diferente del de Líbano en el pasado, o del de Siria en la actualidad. Las semillas de conflicto interior y de guerra civil son ya evidente en la actualidad, especialmente tras la subida al poder de Jomeini en Irán, un líder al que los chiítas de Irak ven como su líder natural.

10

Todos los principados del Golfo y Arabia Saudita están construidos sobre un frágil castillo de arena en el que sólo hay petróleo. En Kuwait los kuwaitíes representan sólo una cuarta parte de la población. En Bahrein, los chiítas son mayoría, pero carecen de poder. En los Emiratos Árabes Unidos de nuevo son mayoría, pero son los sunitas quienes están en el poder. Lo mismo ocurre en Omán y en Yemen del Norte. Incluso en el marxista Yemen del sur existe una considerable minoría chiíta. En Arabia Saudita la mitad de la población es extranjera, egipcios y yemeníes, pero quien tiene el poder es una minoría saudí.

11

Jordania es en realidad palestina, gobernada por una minoría beduina trans-jordana, pero la mayor parte del ejército, y desde luego la burocracia, es ahora palestina. Por cierto, Amman es tan palestina como Nablus. Todos esos países disponen de ejércitos poderosos, relativamente hablando. Pero ahí hay también un problema. El ejército sirio hoy en día es mayoritariamente sunita, con un cuerpo de oficiales alauita; el ejército irakí es chiíta con comandantes sunitas. Esto, a largo plazo, tiene mucha importancia, y es el motivo del porqué no será posible conservar la lealtad del ejército por largo tiempo, excepto donde se presente el único denominador común: la hostilidad hacia Israel, y hoy en día incluso ésta es insuficiente.

12

Junto a los árabes, divididos como están, los otros estados islámicos comparten una problemática similar. La mitad de la población iraní está formada por un grupo que habla persa, y la otra mitad por un grupo étnicamente turco. La población de Turquía comprende una mayoría islámica sunita turca, más o menos un 50 por ciento, y dos grandes minorías, 12 millones de chiítas alauís, y 6 millones de sunitas kurdos. En Afganistán hay 5 millones de chiítas, que constituyen un tercio de la población. En el Pakistán sunita hay 15 millones de chiítas que ponen en peligro la existencia de ese estado.

13

Esta imagen de minoría étnica nacional, que se extiende desde Marruecos hasta la India, y desde Somalia hasta Turquía, apunta a la ausencia de estabilidad, y a una rápida degeneración de toda la región. Si a ello se le añade el tema económico, vemos como toda la región está construida como un castillo de naipes, inestable para resistir sus graves problemas.

14

En este enorme y fracturado mundo existen unos pocos grupos adinerados, y una enorme masa de gente pobre. La mayoría de árabes tienen una media de ingresos anuales de 300 dólares. Esa es la situación en Egipto, y en la mayoría de países del Magreb, si exceptuamos a Libia, y en Irak. Líbano está desgarrado, y su economía se cae a pedazos. Es un estado en el que no existe un poder centralizado, sino sólo 5 autoridades soberanas de hecho (los cristianos al norte, apoyados por los sirios y gobernados por el clan Franjieh; al este una zona de conquista directa Siria; en el centro, un enclave falangista 2 controlado por los cristianos; al sur y subiendo hasta el río Litano una región mayoritariamente palestina controlada por la OLP (Organización de Liberación Palestina), y el estado cristiano del Mayor Haddad y medio millón de chiítas. Siria está en una situación incluso más grave, e incluso la ayuda que obtendrá en el futuro, tras la unificación con Libia, no será suficiente para tratar con los problemas básicos de existencia y mantenimiento de un gran ejército. Egipto está en una situación peor: millones están al borde del hambre, la mitad de la fuerza laboral está desempleada, y el alojamiento es escaso en esta zona del mundo más densamente poblada. Excepto por el ejército, no existe ni un solo departamento que opere eficientemente, el estado está en un estado permanente de bancarrota y depende totalmente de la ayuda externa americana asumida desde la paz. N6

15

En los estados del Golfo, Arabia Saudita, Libia y Egipto hay la mayor acumulación de dinero y petróleo del mundo, pero los que lo disfrutan son reducidas élites que carecen de una amplia base de apoyo y auto confianza, algo que ningún ejército puede garantizar. N7 El ejército Saudita con todos sus equipamientos no puede defender al régimen de los peligros reales domésticos o extranjeros, y lo que ocurrió en la Meca en 1980 es sólo un ejemplo. Una situación triste y muy tempestuosa rodea a Israel y le crea desafíos, problemas, riesgos, pero también oportunidades de amplio alcance por primera vez desde 1967. Las probabilidades son que las oportunidades perdidas en aquella ocasión serán asequibles en los ochenta hasta un punto y en dimensiones que ni siquiera hoy podemos imaginar.

16

La política de “paz” y el retorno de territorios, a través de una dependencia con Estados Unidos, excluyen la realización de la nueva opción creada para nosotros. Desde 1967, todos los gobiernos de Israel han vinculado por un lado nuestras aspiraciones nacionales con las estrechas necesidades políticas, y por otro con las opiniones destructivas domésticas que han neutralizado nuestras capacidades, tanto en casa como en el extranjero. No poder tomar medidas hacia la población árabe en los nuevos territorios, adquiridos en el transcurso de una guerra a la que se nos obligó, es el mayor error estratégico cometido por Israel la mañana siguiente a la Guerra de los Seis Días. Podríamos habernos ahorrado el amargo y peligroso conflicto desde entonces si hubiéramos dado Jordania a los palestinos que viven al oeste del río Jordán. Al hacerlo hubiéramos neutralizado el problema palestino que enfrentamos en la actualidad, y al que hemos encontrado soluciones que no lo son en absoluto, tales como un compromiso territorial o una autonomía que, al fin y al cabo resulta ser lo mismo. N8 Hoy en día enfrentamos inmensas oportunidades para transformar la situación totalmente, y esto es lo que debemos hacer en la próxima década, de otra manera no sobreviviremos como estado.

17

En el transcurso de estos años 1980, el Estado de Israel tendrá que atravesar cambios trascendentales en su régimen político y económico a nivel doméstico, junto con cambios radicales en su política exterior, a fin de resistir los retos globales y regionales de esta nueva época. La pérdida de los campos petrolíferos del Canal de Suez, del inmenso potencial de petróleo, gas y otros recursos naturales de la península del Sinaí, que es geomórficamente idéntica a los ricos países productores de petróleo de la región, dará como resultado un drenaje de energía en el próximo futuro y destruirá nuestra economía doméstica: un cuarto de nuestro actual Producto Interior Bruto, así como un tercio del presupuesto, se utiliza para la compra de petróleo. N9 La búsqueda de materias primas en el Negev y en la costa no servirán, en el futuro inmediato, para cambiar este estado de cosas.

18

(Recuperar) la península del Sinaí con sus recursos actuales y potenciales es por tanto una prioridad política que está obstruida por Camp David y los acuerdos de paz. La culpa de ello la tiene, desde luego, el actual gobierno israelí, y los gobiernos que han pavimentado el camino hacia la política de compromiso territorial, los gobiernos de alianza desde 1967. Los egipcios no necesitan mantener el tratado de paz tras la devolución del Sinaí, y harán todo lo que puedan para volver al redil del mundo árabe y de la URSS a fin de obtener el apoyo y ayuda militar. La ayuda americana está garantizada sólo por un corto período, lo que dure la paz, y el debilitamiento de Estados Unidos, tanto interior como exteriormente traerá una reducción de la ayuda. Sin petróleo ni los ingresos que derivan de él, con el actual enorme gasto, no seremos capaces de pasar este 1982 bajo las actuales condiciones y tendremos que actuar a fin de devolver la situación a la posición que existía en el Sinaí antes de la visita de Sadat, y del erróneo acuerdo de paz firmado con él en marzo de 1979. N10

19

Israel tiene dos grandes vías a través de las que llevar a cabo su propósito, una directa y la otra indirecta. La opción directa es la menos realista a causa de la naturaleza del régimen y gobierno en Israel, así como la sabiduría de Sadat que obtuvo nuestra retirada del Sinaí, lo cual fue junto con la guerra de 1973, su mayor logro desde que tomó el poder. Israel no romperá el tratado unilateralmente, ni hoy ni en 1982, a menos que esté muy presionado política y económicamente y Egipto le proporcione a Israel la excusa para devolver a nuestras manos el Sinaí por cuarta vez en nuestra corta historia. Por tanto, lo que queda es la opción indirecta. La situación económica en Egipto, la naturaleza del régimen y su política pan-árabe, darán lugar a una situación después de abril de 1982 en que Israel estará obligado a actuar directa o indirectamente a fin de recuperar el control del Sinaí como reserva estratégica, económica y energética a largo plazo. Egipto no constituye un problema estratégico militar debido a sus conflictos internos y podría ser devuelto a la situación posterior a la guerra de 1967 en apenas un día. N11

20

El mito de Egipto como el líder más fuerte del mundo árabe quedó destruido en 1956 y definitivamente no sobrevivió a 1967, pero nuestra política, como en la devolución del Sinaí, sirvió para convertir el mito en un “hecho”. En realidad, sin embargo, el poder de Egipto en comparación tanto con Israel, como con el resto del mundo árabe, ha descendido un 50 por ciento desde 1967. Egipto ya no es la potencia política líder del mundo árabe, y económicamente está al borde de la crisis. Sin ayuda externa, la crisis aparecerá mañana. N12 A corto plazo, debido al retorno del Sinaí, Egipto obtendrá varias ventajas a nuestras expensas, pero sólo a corto plazo hasta 1982, y eso no cambiará el equilibrio de poder en beneficio suyo, y posiblemente ocasionará su ruina. Egipto, en su actual imagen política interior, ya es un cadáver, más aún si tenemos en cuenta la creciente ruptura musulmano-cristiana. Descomponer territorialmente a Egipto en regiones geográficas diferentes es el objetivo político de Israel en los años 1980 en su frente occidental.

21

Egipto se halla divido y desgajado en muchos centros de autoridad. Si Egipto cae, países como Libia, Sudán, o incluso estados más distantes, dejarán de existir en su actual forma y se unirán a la caída y disolución de Egipto. La visión de un estado Copto cristiano en el Alto Egipto, junto a una cantidad de débiles estados, con el poder muy localizado y sin un gobierno centralizado hasta el momento, es la clave de un desarrollo histórico que fue sólo retrasado por el acuerdo de paz pero que a largo plazo parece inevitable. N13

22

El frente occidental, que superficialmente aparece como el más problemático, es de hecho menos complicado que el frente oriental, en el que la mayoría de acontecimientos que conforman los titulares han estado teniendo lugar recientemente. La total disolución del Líbano en cinco provincias sirve como precedente para todo el mundo árabe, incluyendo a Egipto, Siria, Irak y la península Arábiga, y está ya siguiendo ese camino. La disolución de Siria e Irak posteriormente en áreas únicas, étnicas o religiosas, al igual que en el Líbano, es el objetivo principal de Israel en el frente oriental a largo plazo, en tanto que la disolución del poder militar de tales estados sirve como el objetivo principal a corto plazo. Siria se desarticulará, según su estructura étnica y religiosa, en varios estados tal como lo ha hecho en la actualidad el Líbano, de manera que habrá un estado chiíta alauita en toda su costa, un estado sunita en la zona de Alepo, otro estado sunita en Damasco, hostil a su vecino del norte, y los drusos que establecerán un estado, quizás en nuestro Golan, y con toda seguridad en Hauran y en la zona norte del Jordán. Este estado de asuntos será la garantía de paz y seguridad en la zona a largo plazo, y ese objetivo todavía está hoy a nuestro alcance. N14

23

Irak, por un lado rico en petróleo e internamente desgarrado por el otro, es un candidato garantizado para los objetivos de Israel. Su disolución es incluso más importante para nosotros que la de Siria. Irak es más fuerte que Siria. A corto plazo es el poder irakí lo que constituye la mayor amenaza para Israel. Una guerra Irak-Irán desgarrará a Irak y causará su caída interior incluso antes de que sea capaz de organizar una lucha en un frente abierto contra nosotros. Cada tipo de confrontación ínter-árabe nos ayudará a corto plazo, y acortará el camino al objetivo más importante de romper a Irak en grupos religiosos, como en Siria y en el Líbano. En Irak es posible una división en provincias, junto con líneas étnico-religiosas, como sucedió en Siria durante los tiempos otomanos. Por tanto, tres (o más) estados existirán alrededor de tres ciudades grandes: Basra, Baghdad y Mosul, y las zonas chiítas en el sur se separarán de los sunitas y kurdos del norte. Es posible que la actual confrontación iranio-irakí agudice esa polarización. N15

24

La península Arábiga al completo es candidata natural a ser disuelta debido a las presiones interiores y exteriores, y el asunto es inevitable, especialmente en Arabia Saudita. No importa si el poderío económico basado en el petróleo sigue intacto, o si disminuye a largo plazo, las rupturas internas y la descomposición son un desarrollo claro y natural a la luz de la actual estructura política. N16

25

Jordania es un objetivo estratégico inmediato a corto plazo pero no a largo plazo, porque no constituye una amenaza real a largo plazo una vez disuelta, con la finalización del largo gobierno del Rey Hussein, y la transferencia de poder a los palestinos a corto plazo.

26

No hay ninguna probabilidad de que Jordania siga existiendo con su actual estructura durante mucho tiempo, y la política de Israel, tanto en la guerra como en la paz, debería estar dirigida a liquidar Jordania bajo el régimen actual y transferir el poder a la mayoría palestina. Cambiar el régimen al este del río producirá también la finalización del problema de los territorios densamente poblados por árabes al oeste del Jordán. Ya sea en la guerra, o bajo condiciones de paz, la emigración de los territorios y la congelación demográfico-económica en ellos, son la garantía del cambio venidero a ambos lados del río, y deberíamos mantenernos activos a fin de acelerar este proceso en un futuro próximo. Debería rechazarse también el plan de autonomía, así como cualquier compromiso o división de los territorios porque, dados los planes de la OLP, y los de los propios árabes israelíes, el plan de Shefa’amr de setiembre de 1980, no es posible seguir viviendo en este país en la situación actual sin separar las dos naciones, los árabes hacia Jordania y los judíos a las zonas oeste del río. Sólo existirá una verdadera coexistencia y paz en la tierra cuando los árabes comprendan que sin el gobierno judío entre el Jordán y el mar ellos no tendrán ni existencia ni seguridad. Sólo tendrán una nación propia y seguridad en Jordania. N17

27

Dentro de Israel, la distinción entre las zonas de 1967 y los territorios que se extienden más allá de ellas, los de 1948, siempre ha sido un sin sentido para los árabes, y en la actualidad ya no tiene ningún significado para nosotros. El problema debería verse en su totalidad, sin ninguna división con las de 1967. Debería estar claro, bajo cualquier futura situación política o constelación militar, que la solución del problema de los árabes autóctonos vendrá sólo cuando reconozcan la existencia de Israel con fronteras seguras encima del río Jordán y más allá, como nuestra necesidad existencial en esta difícil época, la era nuclear que pronto iniciaremos. Ya no es posible vivir con tres cuartos de la población judía en la densa línea de costa tan peligrosa en una era nuclear.

28

La dispersión de la población es por tanto un objetivo estratégico interior de alto nivel, de otra manera dejaremos de existir dentro de cualquier frontera. Judea, Samaria y Galilea son nuestra única garantía de existencia nacional, y si no nos convertimos en mayoría en las zonas montañosas, no gobernaremos en el país y seremos como los cruzados, que perdieron este país que tampoco era suyo, y en el que para empezar eran extranjeros. Reequilibrar el país demográfica, estratégica y económicamente es la prioridad más alta y primordial de hoy en día.

Hacernos con la línea divisoria de la montaña, desde Beersheba hasta la zona alta de Galilea, es el objetivo nacional generado por la mayor consideración estratégica, que es instalar la residencia en la zona montañosa del país que hoy en día está vacía de judíos. N18

29

Llevar a cabo nuestros objetivos en el frente occidental depende primero de que llevemos a cabo este objetivo estratégico interno. La transformación de la estructura económica y política, así como hacer posible la realización de estos objetivos estratégicos, es la clave para conseguir el cambio total. Necesitamos cambiar de una economía centralizada en la cual el gobierno está ampliamente implicado, a un mercado abierto y libre así como cambiar de depender de los contribuyentes de Estados Unidos para desarrollar, con nuestras propias manos, una verdadera infraestructura económica productiva. Si no somos capaces de realizar, libre y voluntariamente, este cambio, estaremos obligados a ello por los desenlaces que se produzcan en el mundo, especialmente en las áreas de economía, energía y política, y por nuestro propio creciente aislamiento. N19

30

Desde un punto de vista militar y estratégico, occidente conducido por Estados Unidos, es incapaz de soportar las presiones globales de la URSS en todo el mundo, y por tanto Israel deberá permanecer sola en los años 1980, sin ninguna ayuda extranjera, militar ni económica, y esto está dentro de nuestras capacidades de hoy en día, sin compromisos. N20 Los rápidos cambios en el mundo traerán un cambio en la condición de la judería mundial, con el cual Israel se convertirá no sólo en el último recurso sino en la única opción existencial. No podemos suponer que los judíos de EE.UU., y las comunidades de Europa y América Latina seguirán existiendo en la forma actual, en el futuro. N21

31

Nuestra propia existencia en este país es segura, y no hay fuerza que nos pueda sacar de aquí ni por la fuerza ni por la traición (el método Sadat). A pesar de las dificultades de la errónea política de “paz”, y del problema de los árabe-israelíes, y de los problemas de los territorios, podemos manejar con eficiencia esos problemas en un futuro próximo.

Conclusión

1

Han de aclararse tres puntos importantes a fin de ser capaces de comprender las posibilidades trascendentales de realización de este plan sionista para Oriente Medio, y del porqué debía ser publicado.

2

Antecedentes militares del plan

Hasta ahora no se han mencionado las condiciones militares de este plan, pero en las muchas ocasiones en las que algo similar se ha “explicado” a puerta cerrada a los miembros de la clase dirigente israelí, este punto se ha aclarado. Se supone que las fuerzas militares israelíes, en todas sus ramas, son insuficientes para el trabajo real de ocupación de tan amplios territorios como los que hemos comentado anteriormente. De hecho, incluso en los momentos de graves disturbios palestinos de Cisjordania (Ribera Occidental), las fuerzas del ejército israelí están demasiado desparramadas. La respuesta a esto es el método de gobierno por medio de las “fuerzas Haddad 3”, o de las “Asociaciones del Pueblo (Village Associations, conocidas también como Village Leagues) 4 fuerzas locales bajo “líderes” totalmente disociados de la población, careciendo incluso de estructura ni siquiera feudal o de partido (tal como en los falangistas, por ejemplo). Los “estados” [que propone Yinon] son “ Haddadland” 5 y “Asociaciones de Pueblo”, y sus fuerzas armadas serán, sin duda, totalmente similares. Además, la superioridad militar israelí en tal situación será mucho mayor de la que ahora es, de manera que cualquier movimiento de revuelta será “castigado” sea por la humillación colectiva como en Cisjordania y la Franja de Gaza, o por el bombardeo y el exterminio de las ciudades, como ahora en el Líbano (junio de 1982), o por ambas. A fin de asegurar esto, el plan, tal como se ha explicado oralmente, apela al establecimiento de guarniciones israelíes en puntos principales entre los mini estados, equipadas con las fuerzas destructivas móviles necesarias. De hecho, hemos visto algo parecido a esto en Haddadland y casi con seguridad veremos pronto el primer ejemplo de este sistema funcionando, bien en el sur del Líbano o en todo el Líbano.

3

Es evidente que los supuestos militares anteriores, y también la totalidad del plan, dependen también de que los árabes sigan estando incluso más divididos de lo que ahora están, y de que no exista ningún movimiento de masas realmente progresista entre ellos. Puede ser que esas dos condiciones queden eliminadas sólo cuando el plan esté ya muy avanzado, con consecuencias que no se pueden prever.

4

¿Por qué es necesario publicar esto en Israel?

La razón de publicarlo es la naturaleza dual de la sociedad judío-israelí: una gran medida de libertad y democracia, especialmente para los judíos, combinada con el expansionismo, y la discriminación racista. En tal situación, la elite judío-israelí (porque las masas siguen la TV y los discursos de Begin) tiene que ser convencida. Los primeros pasos en el proceso de persuasión son orales, como se ha indicado antes, pero llega un momento en que resulta inconveniente. El material escrito debe ser producido en beneficio de los “persuasores” e “ilustradores” más estúpidos (por ejemplo los oficiales de rango medio, que habitualmente son notablemente estúpidos). Entonces ellos lo “aprenden”, más o menos, y se lo predican a los demás. Debería observarse que Israel, e incluso el Yishuv de los años veinte, siempre ha funcionado de esta manera. Yo mismo recuerdo como (antes yo me “oponía”) se me explicó a mi y a otros la necesidad de la guerra un año antes de la guerra de 1956, y la necesidad de conquistar “el resto de la Palestina occidental cuando tengamos la oportunidad”, se explicó en los años 1965-67.

5

¿Por qué se supone que no existe un riesgo especial externo al publicar estos planes?

Estos riesgos pueden provenir de dos fuentes, dado que la principal oposición dentro de Israel es muy débil (una situación que puede cambiar como consecuencia de la guerra en el Líbano): el mundo árabe- incluyendo a los palestinos-, y Estados Unidos. Hasta ahora el mundo árabe se ha mostrado a sí mismo incapaz de un análisis detallado y racional de la sociedad judío-israelí, y en promedio, los palestinos no han sido mejores que el resto. En tal situación incluso aquellos que alertan sobre los peligros del expansionismo israelí (que son suficientemente reales) lo hacen no a causa de un conocimiento detallado de los hechos sino a causa de creer en mitos. Un buen ejemplo es la muy persistente creencia en el inexistente escrito en el muro de la Knesset 6 del versículo bíblico 7 sobre el Nilo y el Éufrates. Otro ejemplo son las persistentes y totalmente falsas declaraciones, realizadas por algunos de los más importantes líderes árabes, de que las dos barras azules de la bandera israelí simbolizan el Nilo y el Éufrates, cuando de hecho están sacadas de las barras del chal de oración judío (el Talit). Los especialistas israelitas suponen que, en general, los árabes no prestarán atención a sus graves discusiones sobre el futuro, y la guerra del Líbano les ha dado la razón. Por tanto, ¿por qué no deberían seguir con sus antiguos métodos de persuadir a los otros israelíes?

6

En Estados Unidos existe una situación muy similar, por lo menos hasta ahora. Los comentaristas más o menos serios sacan su información sobre Israel, y muchas de sus opiniones sobre ello, de dos fuentes. La primera es de los artículos de la prensa “liberal” americana, escrita casi totalmente por judíos admiradores de Israel que, incluso si se muestran críticos en algunos aspectos del estado israelí, practican lealmente lo que Stalin acostumbrada a denominar la “crítica constructiva”. (De hecho, aquellos de entre ellos que declaran también ser “anti-estalinistas” son en realidad más estalinistas que Stalin, con Israel siendo su dios que todavía no ha fracasado). En el marco de tal adoración crítica debemos suponer que Israel siempre tiene “buenas intenciones”, que sólo “comete errores”, y que por tanto un plan así no debería ser motivo de discusión, exactamente como los genocidios bíblicos cometidos por los judíos no se mencionan. La otra fuente de información, The Jerusalem Post, tiene políticas similares. Por tanto y hasta ahora, dado que existe la situación en la que Israel es realmente una “sociedad cerrada” al resto del mundo, porque el mundo quiere cerrar sus ojos, la publicación e incluso el inicio de la realización de este tipo de plan es realista y factible.

Notas

  1. (N1) American Universities Field Staff. Report No.33, 1979. Según esta investigación, en el año 2.000 la población mundial será de 6 mil millones. Actualmente la población mundial puede repartirse como sigue: China, 958 millones; India, 635 millones; URSS, 261 millones; Estados Unidos, 218 millones; Indonesia, 140 millones; Brasil y Japón, 110 millones cada uno. Según cifras del Fondo de Población de Naciones Unidas, habrá en el año 2.000 unas 50 ciudades sobrepasando los 5 millones de habitantes cada una. La población del tercer mundo será un 80 % de la población mundial. Según Justin Blackwelder, jefe de la Oficina de Estadística de Estados Unidos, la población mundial no llegará a alcanzar los 6 mil millones a causa del hambre.

  2. (N2) La política nuclear soviética ha sido bien resumida por dos sovietólogos americanos: Joseph D. Douglas y Amoretta M. Hoeber, Soviet Strategy for Nuclear War, (Stanford, Ca., Hoover Inst. Press, 1979). En la Unión Soviética cada año se publican decenas y centenares de artículos y libros que detallan la doctrina soviética para la guerra nuclear, y hay un montón de documentación traducida al inglés y publicada por la Fuerza Aérea estadounidense, incluyendo USAF: Marxism-Leninism on War and the Army: The Soviet View, Moscú, 1972; USAF: The Armed Forces of the Soviet State. Moscú, 1975, por Marshal A. Grechko. El enfoque básico soviético está presentado en el libro de Marshal Sokolovski publicado en 1962 en Moscú: Marshal V. D. Sokolovski, Military Strategy, Soviet Doctrine and Concepts (New York, Praeger, 1963).

  3. (N3) Un panorama de las intenciones soviéticas en diversas zonas del mundo puede ser extraido del libro de Douglas y Hoeber, ibid. Para material adicional ver: Michael Morgan, “USSR’s Minerals as Strategic Weapon in the Future,” Defense and Foreign Affairs, Washington, D.C., Diciembre 1979.

  4. (N4) El almirante de la flota Sergei Gorshkov, Sea Power and the State, Londres, 1979. Morgan, loc. cit. General George S. Brown (USAF) C-JCS, Statement to the Congress on the Defense Posture of the United States For Fiscal Year 1979, p. 103; National Security Council, Review of Non-Fuel Mineral Policy, (Washington, D.C. 1979,); Drew Middleton, The New York Times, (15-9-1979); Time, 21-9-1980.

  5. (N5) Elie Kedourie, “The End of the Ottoman Empire,” Journal of Contemporary History, Vol. 3, No.4, 1968.

  6. (N6) Al-Thawra, Syria 12/20/79, Al-Ahram,12/30/79, Al Ba’ath, Syria, 5/6/79. El 55% de los árabes tienen 20 años o menos; un 70% de los árabes viven en África; un 55% de los árabes por debajo de los 15 años están desempleados, un 33% viven en zonas urbanas, Oded Yinon, “Egypt’s Population Problem,” The Jerusalem Quarterly, No. 15, Primavera de 1980.

  7. (N7) E. Kanovsky, “Arab Haves and Have Nots,” The Jerusalem Quarterly, No.1, Fall 1976, Al Ba’ath, Syria, 5/6/79.

  8. (N8) En este libro, el primer ministro Yitzhak Rabin decía que el movimiento israelí es de hecho el responsable del diseño de la política americana en Oriente Medio, después de junio de 1967, a causa de su propia indecisión en cuanto al futuro de los territorios y a la inconsistencia de sus posiciones desde que estableció los antecedentes para la Resolución 242, y con toda seguridad doce años después, por los acuerdos de Camp David y el tratado de paz con Egipto. Según Rabin, el 19 de junio de 1967 el presidente Johnson envió una carta al primer ministro Eshkol en la que no mencionaba nada sobre la retirada de los nuevos territorios, pero exactamente ese mismo día el gobierno resolvía devolver los territorios a cambio de la paz. Tras las resoluciones árabes en Khartoum (1 de setiembre de 1967), el gobierno alteró su posición pero contrariamente a su decisión del 19 de junio, no notificó el cambio a Estados Unidos, y Estados Unidos siguió apoyando la Resolución 242 en el Consejo de Seguridad, basándose en su anterior comprensión de que Israel estaba dispuesta a devolver los territorios. En aquel momento ya era demasiado tarde para cambiar la postura de Estados Unidos y la política de Israel. Desde ahí quedaba abierto el camino para los acuerdos de paz sobre la base del 242, tal como se acordó después en Camp David. Ver Yitzhak Rabin. Pinkas Sherut, (Ma’ariv 1979) pp. 226-227.

  9. (N9) El presidente del comité de asuntos exteriores y defensa, Prof. Moshe Arens argumentó en una entrevista (Ma ‘ariv,10/3/80) que el gobierno israelí fracasó al no preparar un plan económico antes de los acuerdos de Camp David, y que él mismo se sorprendió del coste de los acuerdos, puesto que durante las negociaciones era posible calcular el pesado costo y el grave error implicado en no haber preparado el terreno económico para la paz.

    El anterior Ministro de Hacienda, Mr. Yigal Holwitz, declaró que si no hubiera sido por la retirada de los campos de petróleo, Israel hubiera arrojado un saldo positivo de pagos (17-9-1980). Esa misma persona dijo dos años antes que el gobierno de Israel (del cual él se retiró) estaba metiendo la nariz a sus espaldas. Se refería a los acuerdos de Camp David (Ha’aretz, 3-11-1978). En el transcurso de todas las negociaciones de paz ningún experto ni consejero de economía fue consultado, y el propio primer ministro, que carece de conocimientos y experiencia en economía, en una iniciativa errónea, pidió a Estados Unidos que nos concediera un préstamo, en lugar de una subvención, debido a su deseo de mantener nuestro respecto y el respeto de Estados Unidos hacia nosotros. Ver Ha’aretz1/5/79. Jerusalem Post, 9/7/79.

    El Prof Asaf Razin, antiguo asesor principal de Hacienda, criticó severamente la conducta de las negociaciones; Ha’aretz, 5-5-1979. Ma’ariv, 7-9-1979. En los temas relativos a los campos petrolíferos y a la crisis energética de Israel, ver la entrevista con el Sr. Eitan Eisenberg, un asesor gubernamental sobre estos temas, Ma’arive Weekly, 12-12-1978. El ministro de energía, que firmó personalmente los acuerdos de Camp Davis y la evacuación de Sdeh Alma, ha realzado desde entonces la gravedad de nuestra condición desde el punto de vista de suministros de petróleo en más de una ocasión… ver Yediot Ahronot, 20-7-1979. El ministro de energía Modai admitió incluso que el gobierno no le consultó en absoluto sobre el tema del petróleo durante las negociaciones de Camp David y Blair House 8 Ha’aretz, 22-8-1979.

  1. (N10) Muchas fuentes informan del crecimiento del presupuesto en armamento de Egipto, y de las intenciones de dar preferencia al ejército en los presupuestos de los tiempos de paz, por encima de las necesidades internas para las que supuestamente se había conseguido la paz. Ver la entrevista del 18-12-1977 con el antiguo primer ministro Mamduh Salam, la entrevista del 25-7-1978 con el ministro de hacienda Abd El Sayeh, y el periódico Al Akhbar, del 2-12-1978 que acentuaban claramente que el presupuesto militar recibirá alta prioridad, a pesar de la paz. Ese es el motivo que el primer ministro Mustafa Khalil ha declarado en el documento programático de su gabinete que se presentó al parlamento, 25-11-1978. Ver la traducción en Inglés, ICA, FBIS, Nov. 27. 1978, pp. D 1-10. Según estas fuerzas, el presupuesto militar egipcio se incrementó en un 10% entre el año fiscal de 1977 y 1978, y el proceso continúa. Una fuente Saudí divulgó que el plan de los egipcios era incrementar su presupuesto militar en un 100% en los próximos dos años; Ha’aretz, 12-2-1979 y Jerusalem Post, 14-1-1979.

  2. (N11) La mayoría de cálculos económicos arrojan dudas sobre la capacidad de Egipto de reconstruir su economía en 1982. Ver Economic Intelligence Unit, suplemento de 1978 , “The Arab Republic of Egypt”; E. Kanovsky, “Recent Economic Developments in the Middle East,” Occasional Papers, The Shiloah Institution, junio 1977; Kanovsky, “The Egyptian Economy Since the Mid-Sixties, The Micro Sectors,” Occasional Papers, junio 1978; Robert McNamara, Presidente del Banco Mundial, como informaba el Times, Londres, 24-1-1978.

  3. (N12) Ver la comparación que efectuaba la investigación del Institute for Strategic Studies de Londres, y la investigación proveniente del Center for Strategic Studies de la Universidad de Tel Aviv, así como la investigación del científico británico Denis Champlin, Military Review, Nov. 1979, ISS: The Military Balance 1979-1980, CSS; Security Arrangements in Sinai…by Brig. Gen. (Res.) A Shalev, No. 3.0 CSS; The Military Balance and the Military Options after the Peace Treaty with Egypt, by Brig. Gen. (Res.) Y. Raviv, No.4, Dec. 1978, así como muchos informes de prensa, incluyendo El Hawadeth, Londres, 7-3-1980; El Watan El Arabi, Paris, 14-12-1979.

  4. (N13) En cuanto a la agitación religiosa en Egipto, y a las relaciones entre coptos y musulmanes, ver la serie de artículos publicados en el periódico kuwaití El Qabas, 15-9-1980. La autora inglesa Irene Beeson informa de la ruptura entre musulmanes y coptos, ver: Irene Beeson, Guardian, Londres, 24-6-1980, y Desmond Stewart, Middle East International, Londres 6-6-1980. Para otros informes ver Pamela Ann Smith, Guardian, Londres, 24-12-1979; The Christian Science Monitor 27-12-1979 así como Al Dustour, Londres, 15-10-1979; El Kefah El Arabi, 15-10-1979.

  5. (N14) Arab Press Service, Beirut, 8 y -13-6-1980. The New Republic, 16-8-1980, Der Spiegel como citaba Ha’aretz, 21-3-1980, y 4/30-5/5/80; The Economist, 22-3-1980; Robert Fisk, Times, Londres, 26-3-1980; Ellsworth Jones, Sunday Times, 30-3-1980.

  6. (N15) J.P. Peroncell Hugoz, Le Monde, Paris 28-4-1980; Dr. Abbas Kelidar, Middle East Review, Verano 1979; Conflict Studies, ISS, Julio 1975; Andreas Kolschitter, Der Zeit, (Ha’aretz, 21-9-1979) Economist Foreign Report, 10-10-1979, Afro-Asian Affairs, Londres, Julio 1979.

  7. (N16) Arnold Hottinger, “The Rich Arab States in Trouble,” The New York Review of Books, 15-5-1980; Arab Press Service, Beirut, 25-6 y 2-7-1980; U.S. News and World Report, 5-11-1979 asi como El Ahram, 9-11-1979; El Nahar El Arabi Wal Duwali, Paris 7-9-1979; El Hawadeth, 9-11-1979; David Hakham, Monthly Review, IDF, Ene-Feb.1979.

  8. (N17) En cuanto a las políticas y problemas de Jordania, ver El Nahar El Arabi Wal Duwali, 30-4-1979, 2-7-1979; Prof. Elie Kedouri, Ma’ariv 8-6-1979; Prof. Tanter, Davar 12-7-1979; A. Safdi, Jerusalem Post, 31-5-1979; El Watan El Arabi 28-11-1979; El Qabas, 19-11-1979. En cuanto a las posturas de la OLP ver: Las resoluciones del cuarto congreso de Fatah, Damasco, agosto 1980. El programa Shefa’amr de los árabe-israelís se publicó en Ha’aretz, el 24-9-1980, y en el Arab Press Report de 18-6-1980. En cuanto a los hechos y cifras de la inmigración de los árabes a Jordania, ver Amos Ben Vered, Ha’aretz, 16-2-1977; Yossef Zuriel, Ma’ariv 12-1-1980. En cuanto a la postura de la OLP hacia Israel, ver Shlomo Gazit, Monthly Review de Julio 1980; Hani El Hasan en una entrevista, Al Rai Al’Am, Kuwait 15-4-1980; Avi Plaskov, “The Palestinian Problem,” Survival, ISS, Londres ene-feb.1978; David Gutrnann, “The Palestinian Myth,” Commentary, Oct. 75; Bernard Lewis, “The Palestinians and the PLO,” Commentary ene. 1975; Monday Morning, Beirut, 18-8-1980 y 21-8-1980; Journal of Palestine Studies, invierno 1980.

  9. (N18) Prof. Yuval Neeman, “Samaria–The Basis for Israel’s Security,” Ma’arakhot 272-273, Mayo-junio 1980; Ya’akov Hasdai, “Peace, the Way and the Right to Know,” Dvar Hashavua, 23-2-1980. Aharon Yariv, “Strategic Depth–An Israeli Perspective,” Ma’arakhot 270-271, Octubre 1979; Yitzhak Rabin, “Israel’s Defense Problems in the Eighties,” Ma’arakhot octubre 1979.

  10. (N19) Ezra Zohar, In the Regime’s Pliers (Shikmona, 1974); Motti Heinrich, Do We have a Chance Israel, Truth Versus Legend (Reshafim, 1981).

  11. (N20) Henry Kissinger, “The Lessons of the Past,” The Washington Review Vol 1, enero 1978; Arthur Ross, “OPEC’s Challenge to the West,” The Washington Quarterly, Invierno, 1980; Walter Levy, “Oil and the Decline of the West,” Foreign Affairs, Verano 1980; el ibnforme especial ”Our Armed Forees-Ready or Not?” U.S. News and World Report 10-10-1977; Stanley Hoffman, “Reflections on the Present Danger,” The New York Review of Books 6-3-1980; Time 3-4-1980; Leopold Lavedez “The illusions of SALT” Commentary Sept. 79; Norman Podhoretz, “The Present Danger,” Commentary Marzo 1980; Robert Tucker, “Oil and American Power Six Years Later,” Commentary Sept. 1979; Norman Podhoretz, “The Abandonment of Israel,” Commentary Julio 1976; Elie Kedourie, “Misreading the Middle East,” Commentary Julio 1979.

  12. (N21) Según cifras publicadas por Ya’akov Karoz, Yediot Ahronot, 17-10-1980, la suma total de incidentes antisemitas registrados en el mundo en 1979 duplicó la cifra registrada en 1978. En Alemania, Francia y Gran Bretaña, el número de incidentes antisemitas fue muchas veces mayor en ese años. En Estados Unidos también ha habido un fuerte incremento en incidentes antisemitas, que fueron informados en ese artículo. Para ver más sobre el nuevo antisemitismo, L. Talmon, “The New Anti-Semitism,” The New Republic, 18-9-1976; Barbara Tuchman, “They poisoned the Wells,” Newsweek 3-2-1975.

  • Traducido del hebreo al inglés por Israel Shahak – 17 de Junio de 1982, Jerusalem

  • Acerca del traductor

Israel Shahak (1933-2001) era profesor de química orgánica en la Universidad Hebrea de Jerusalem, y presidente de la Liga Israelí de Derechos Humanos y Civiles. Ha publicado The Shahak Papers, una recopilación de artículos clave de la prensa hebrea, y es autor de numerosos artículos y libros, entre ellos Non-Jew in the Jewish State. Su último libro es Israel’s Global Role: Weapons for Repression, publicado por el AAUG (Association of Arab-American University Graduates) en 1982.

  • (Traducido del inglés al español por Ser y Actuar seryactuar.org – 17 de Setiembre de 2015, Barcelona)

Copyright © Israel Shahak, Association of Arab-American University Graduates, Inc., 2015


1 «La guerra es la continuación de la política por otros medios» (N. del T. español)

2 La falange clásica estaba formada por hoplitas. En una primera etapa, desde el siglo VII a.C. hasta la Guerra del Peloponeso a finales del siglo V a.C., la falange estaba formada exclusivamente por ciudadanos de las polis griegas que combaten para defender su ciudad y su estatus social. La idea de la falange en sí no es sólo militar, sino que es una expresión de comunidad entre iguales. Aquel que quisiera destacar en combate saliendo de la fila, ponía en peligro su vida al no tener compañeros que protegieran sus costados y, al mismo tiempo, ponía en peligro a la falange al dejar un hueco por el que puede ser rota la línea. No había sitio para combates individuales heroicos al estilo de los narrados por Homero. En este caso se refiere al Partido Falangista (N. del T. español)

3 Milicia comandada por el Mayor Saad Haddad. (N. del T. español)

4 Mahmoud Abbas montó las Village Leagues en los 1980s. Son organismos compuestos por colaboradores palestinos nombrados por Israel. Las Village Leagues no luchan contra la ocupación sino que son un intento de imponer una forma israelí de autonomía limitada. Israel financió y les dio diversos beneficios a los dirigentes de las Village Leagues, otorgándoles un papel de tramitadores a través de una serie de órdenes militares, por las que podían arrestar y detener a activistas políticos y establecer milicias armadas, así como llevar a cabo tareas administrativas y burocráticas como la expedición de los permisos de conducir. Los palestinos que viven en zonas rurales deben acudir a las Village Leagues para todo, desde permisos de trabajo a permisos de reunificación familiar.

5 Haddadland : tierra de Haddad. (N. del T. español)

6 La Knéset – Knesset – (en hebreo: כנסת, ‘asamblea’) es el parlamento de Israel, compuesto por una única cámara de 120 escaños, elegidos en circunscripción única, para un mandato de cuatro años, mediante el sistema de representación proporcional para listas de partido. El edificio de la Knesset se asienta sobre una colina en Jerusalén en un distrito conocido como Givat Ram. El edificio fue financiado en sus orígenes por la familia Rothschild cuando el filántropo francés James Armand de Rothschild dejó una herencia como un regalo para el Estado de Israel en su testamento. (N. del T. español)

7 El versículo Génesis 17:7-8 habla sobre la tierra prometida, desde el Nilo hasta el Éufrates: Estableceré mi alianza entre yo y tú y tus descendientes por las generaciones venideras, para ser vuestro Dios y el Dios de los descendientes que vengan después de vosotros. Toda la tierra de Canaan, en la que ahora sois extranjeros, os la doy como posesión perpetua a ti y a los descendientes que vengan después de ti; y yo seré su Dios. (N. del T. español)

8 La Casa Blair es la residencia oficial para los invitados del presidente de los Estados Unidos. Se encuentra en los números 1651.1653 de la avenida Pensilvania en el cuadrante noroeste de Washington D. C., enfrente del ala oeste de la Casa Blanca, y al lado del parque Lafayette. (N. del T. español)