Carta de Andrée Sixt a los amigos de la Germánica Heilkunde

Ver en PDF

Queridos amigos de la Germánica Heilkunde

Actualmente, nuestro mundo está conmocionado, y el miedo ha invadido nuestra cotidianidad.

Queridos amigos, vosotros que conocéis la Germánica Nueva Medicina, mantenéis la serenidad. Los virus son nuestros aliados.

Esos supuestos virus no son seres vivos, como los microbios (por ejemplo, las bacterias), carecen de micro-organismos.

Los pretendidos virus son un postulado de hace 150 años, de la época en que solo se disponía de microscopios de poca calidad. No resultan visibles al microscopio. La hipótesis de que sean los causantes de una “enfermedad” es falsa. Ayudan a regenerar los tejidos, rellenando las cavidades de ulceración realizadas durante la fase activa del conflicto, relacionadas con los tejidos ectodérmicos. Es algo que hasta ahora la medicina académica no se ha molestado en verificar.

Los pretendidos virus son los anticuerpos previstos por nuestro cerebro como carril de apoyo cuando se produce un DHS, que a nivel orgánico se convierten en visibles y medibles, como anticuerpos, únicamente a partir de la fase de solución en la que se constata una inflamación. Ésta es debida a las proteínas que rellenan las cavidades ulceradas durante el conflicto activo.

Lo que miden las pruebas es el número de anticuerpos. Si el resultado es positivo, entonces las personas están protegidas, inmunizadas.

Hace algunos años ya el doctor Ryke Geerd Hamer predijo que iba a producirse una catástrofe bacteriológica en Europa y en todo el mundo. Estaba en lo cierto.

El aislamiento que actualmente estamos sufriendo provoca conflictos, y algunas personas al verse privadas de la visita de sus familias pueden llegar a morir de pena.

Por otro lado, el miedo (miedo a no poder respirar, miedo a que nos falte el aire, es decir, a morir), provoca lo que se denomina “manchas redondas en los pulmones”. Esas manchas corresponden a un aumento de los alvéolos pulmonares, que tiene un correcto sentido biológico durante la fase activa del conflicto, a fin de disponer de más aire y de respirar mejor.

Queridos amigos, permanezcamos unidos, viviendo estos difíciles momentos con discernimiento y serenidad.

Gracias, querido Geerd, por ese gran descubrimiento que nos permite comprender, y por tanto no tener miedo.

22 de marzo de 2020

Andrée y los amigos de la Germánica

 

Publicado en:  GERMÁNICA NUEVA MEDICINA ®
Publicado en Boletín, Control de la población, Coronavirus, Falsas pandemias, Salud y enfermedad

Controlarán nuestros movimientos con los teléfonos móviles

Ver en PDF

Empiezan a enseñar sus cartas:
el gobierno y las operadoras controlarán nuestros
movimientos a través de los teléfonos móviles

Marta Gascón – 24 de marzo 2020

Gobierno y operadoras móviles controlarán en Valencia los movimientos de la ciudadanía para contener la expansión del coronavirus. Los datos a los que se acceda serán anónimos y agregados y se pretende controlar la epidemia de tres maneras: viendo si se cumple la cuarentena, detectando los ‘puntos calientes’ de la ciudad y sabiendo mejor cómo y por dónde se mueven los ciudadanos y, por tanto, el virus.

El Gobierno de España ha dado luz verde a un proyecto para recabar datos anónimos y agregados de los móviles de la población, con el fin de combatir al coronavirus, entendiendo mejor los movimientos que hacen los ciudadanos. Los datos procederán de operadoras, que son las encargadas de procesarlos. Son datos captados por las antenas de telefonía.

  • ¿Cuáles son los barrios en los que la gente está saliendo a la calle?

  • ¿A qué hora hay mayor movimiento entre la población?

  • ¿A dónde se desplazan quienes tienen que ir a trabajar?

Estas son algunas preguntas a las que se pretende dar respuesta. El objetivo es conocer si, por un lado, se cumplen las restricciones de movimiento que ha impuesto el estado de alarma y, por otro lado, “entender los desplazamientos de las personas y anticipar posibles cuellos de botella, aglomeraciones o situaciones de tensión”, ha explicado en rueda de prensa la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, quien ha subrayado que no hay datos personales involucrados. Parece ser que actualmente hay varias Comunidades Autónomas trabajando en proyectos de este tipo, pero ha sido la Comunidad Valenciana la primera en obtener el visto bueno del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital para lanzar la iniciativa.

Los objetivos prioritarios de las autoridades locales son al menos tres: saber cómo se cumplen las restricciones de movimiento, buscar los ‘puntos calientes’ para asignar mejor los recursos, y entender mejor la movilidad de la población y por tanto del virus durante todo el periodo.

El equipo que ha impulsado el proyecto valenciano está liderado por Nuria Oliver, doctora por el MIT, científica de datos y jefa en Data-Pop Alliance, y trabaja con las operadoras Vodafone y Orange.

En el primer foco europeo de coronavirus, aún se mueve un 40% de la población: “Los controlamos por sus móviles”. Otros países europeos también están poniendo en marcha iniciativas similares, como Italia, Alemania y Austria, con operadoras como Deutsche Telekom, Telecom Italia, Vodafone, o A1 Telekom Austria.

Sin embargo, según informaban algunos medios de comunicación españoles, la información que proporcionen las operadoras en España “no es individual ni depende de rastrear el movimiento y los contactos de cada persona que ha dado positivo, como ha ocurrido con apps de algunos países asiáticos”. Este ha sido el caso, por ejemplo, en Corea del Sur, China y Taiwan.

Con esta medida, dijo Calviño, el Gobierno quiere realizar un “estudio de la movilidad aplicada a la crisis del coronavirus” y analizar el impacto de la política de contención”. Mediante la interpretación de los datos se podría determinar qué zonas de una ciudad están más o menos congestionadas durante la cuarentena, midiendo así el impacto de las políticas de distanciamiento social.

 

Otras medidas digitales en marcha

En esta misma rueda de prensa la ministra informó de que, además, el Ministerio estaba poniendo en marcha una página web para canalizar toda la información oficial sobre el coronavirus y evitar bulos y desinformación.

Asimismo, se está creando “un asistente conversacional para atender las necesidades de las personas mayores, que pueden ser capaces de comunicarse de forma oral, y no utilizan otros medios de comunicación electrónica”. El asistente se lanzará de forma piloto en La Rioja, para después escalarlo a todo el territorio español.

Por último, se está desarrollando también una aplicación de autodiagnóstico. ‘Asistencia COVID-19’, “una app que permita descongestionar los teléfonos de atención sanitaria, y dar respuesta a las inquietudes de la ciudadanía 24 horas”. Incorporará un cuestionario similar al que realizan los teleoperadores, y el piloto se lanza en la Comunidad de Madrid.

Rueda de prensa de Salvador Illa y Nadia Calviño este 23 de marzo.

Fuentes:


Consejo: Si no quieres ser rastreado, deja tu móvil encendido en casa.

Publicado en Boletín, Control de la población, Coronavirus, Falsas pandemias, Noticias, Salud y enfermedad, SISTEMAS DE CONTROL

Cómo escenificar una falsa epidemia y lavar el cerebro a millones de personas

Ver en PDF

por Jon Rappoport 26 de febrero de 2020 – Artículo Original

Si un grupo quiere poner en escena una falsa y aterradora epidemia, ¿cómo lo harán? Ante todo, ¿qué razones podrían tener para lanzar un plan tan atrevido?

Por un lado, quieren encubrir el daño humano que ya se está produciendo, explicándolo a través de una historia falsa. Por ejemplo, supongamos que una mortal combinación de polución del aire y del agua y de contaminación electrónica 5G, producida por las corporaciones, está enfermando a las personas y matándolas. Con toda seguridad, las partes responsables no van a admitir sus crímenes. No. En lugar de eso, van a afirmar que ‘hay un nuevo virus’ que está produciendo este daño en forma de, digamos, enfermedad pulmonar. Y que ese virus simplemente “emergió, saliendo de la nada y cruzando especies, desde los animales hasta los seres humanos”.

Por lo tanto… lo primero que se requiere es un grupo de casos que se produzcan en un lugar. Un pequeño grupo de personas que tengan los mismos síntomas. Esto es fácil de encontrar. ¿Qué hay de los síntomas comunes de la gripe? Fiebre, fatiga, debilidad, con énfasis en las complicaciones pulmonares [por las formas de contaminación]. Algunas de estas personas están muy enfermas. Dos de ellos mueren.

Ahora, la maquinaria de la propaganda -las ‘noticias’ se pone en marcha… Se lo califica deepidemia“. No lo es, pero eso es lo que nos cuentan. “Todos estuvieron ‘expuestos a algo‘” en, supongamos, un restaurante del muelle, frente al río.

La noticia, incluida directamente en los principales medios de comunicación, proviene de agencias de salud pública de élite, como los CDC y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es una EPIDEMIA…

En realidad, para llamarlo con propiedad, es una mierda de MONTAJE. ¿Comprendes…? Las personas de aquella localidad donde se ha producido el “grupo del nuevo caso”, están cayendo enfermas y mueren como resultado de las causas reales de polución relacionadas anteriormente. Pero las noticias muestran un enfoque muy diferente:

Investigadores de la OMS y de los CDC declaran que ha surgido una “misteriosa enfermedad” en la ciudad de ‘x’, y están trabajando para descubrir el virus…

¿Quién dijo que fuera un virus? ¿Quién realizó esta injustificada suposición? La OMS y los CDC. Ellos siempre dicen que es un virus. Y de repente, en estos momentos, ya es noticia en todo el planeta, y la mayor parte de la población se queda enganchada justo desde el principio: ‘Un virus. Sí, ya veo. ¿Qué virus?

Y poco después, milagrosamente, llega la respuesta:

Se trata del VX-20. Un nuevo virus, que nunca antes se había visto y que “probablemente surgió del pescado, y cruzó hasta los humanos. Un pescador ya ha muerto”.

Voilà… Ya tenemos una nueva enfermedad, la VX-20…

La siguiente pregunta: ¿realmente los investigadores aislaron ese virus? ¿Qué hicieron? Sigue de cerca la siguiente ficha, hay juego de manos implicado.

Escenario uno:

Los investigadores utilizaron lo que se ha denominado “marcadores indirectos” para INFERIR que allí había un nuevo virus, en muestras de tejido extraídas de diversas personas del “grupo” original de víctimas de la orilla del río.

En realidad, los investigadores no utilizaron los procedimientos básicos para purificar la muestra de tejido ni siquiera de un solo paciente, y si llegasen a tomar una fotografía así de todo ello, no verían MUCHOS virus idénticos en una fotografía de microscopio electrónico. Y ciertamente, no llevaron a cabo esta prueba completa en varios cientos de nuevos pacientes; hubieran debido hacerlo, pero no lo hicieron.

Y lo más seguro es que otros investigadores, incluyendo analistas, no llevan a cabo la prueba necesaria de microscopio electrónico sobre cientos de los supuestos “pacientes epidémicos”.

Por tanto… los investigadores de la OMS y del CDC salen con una noción, una idea, una inferencia sobre un virus, a través de tales marcadores indirectos.

Y a través de un proceso de inferencias continuadas, ellos caracterizan el virus que nunca han visto.

Escenario dos:

Seamos generosos y supongamos que los investigadores se tomaron la molestia de mirar las fotos de un microscopio electrónico, derivado solo de unos pocos pacientes, no de cientos, como hubiera debido ser.

¿Qué es lo que realmente ven en las fotos? Quizás lo que vieron fueron unas pocas partículas que parecían similares unas a otras, PERO es totalmente posible que tales partículas parecidas a virus fueran tan solo pasajeros acompañantes que viven generalmente en el cuerpo sin causar daño alguno.

Sin embargo, los investigadores dan brincos de alegría y exclaman: ‘¡Ya lo tenemos! Este es el nuevo virus asesino, y ahora nosotros armaremos su secuencia genética’.

Y lo hacen.

¿Y luego, qué? Esos investigadores no se molestan en hacer la distinción entre virus que podrían ser perjudiciales, y aquellos que no hacen nada. ¿Por qué? Porque están decididos a encontrar ‘algo’, lo que sea. Es su misión básica…

En ambos escenarios, se han quedado deplorablemente sin llegar a demostrar que el responsable de enfermar a la gente es un nuevo virus. Pero no importa, los medios de comunicación y los gobiernos ya están en marcha. Ahí la tenemos, una nueva epidemia, la VX20.

Se cierra toda una ciudad. Los inspectores agitan las varitas del termómetro clínico en la frente de los pasajeros que se bajan de los aviones. Algunos personajes estadounidenses empiezan a decir que ‘ahora es urgente desarrollar una vacuna’. Nuevos casos de VX-20 van apareciendo en otras ciudades y otros países. ¡Bum…!

Examinemos esa última parte, la de los nuevos casos y la “propagación”, porque es aquí donde realmente las personas se dejan engañar.

Ellos dicen:

Bueno, aquí tenemos una ciudad donde no hay polución de aire, de agua, o de 5G, y se están descubriendo en ella nuevos casos, por tanto ¿cómo te explicas esto?

Los nuevos casos y la propagación se basan totalmente en las PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO. Los resultados de esas pruebas determinan si existe un “caso de epidemia” o una “propagación”.

Hay dos pruebas importantes: la de los anticuerpos, y la PCR. Sintetizando, ninguna de las dos pruebas es válida para afirmar que ‘AQUÍ TENEMOS UN NUEVO CASO’. Ambas pruebas no son fiables y resultan inútiles. Es más del mismo engaño. Ambas pruebas afirmarán mostrar “nuevos casos”, cuando no lo están haciendo. Puede que muestren algunos anticuerpos, o unos pocos diminutos fragmentos de lo que podría ser posiblemente un virus, pero no muestran NADA que apunte directamente a una enfermedad humana. Confiar en esas pruebas viene a ser como hacer una apuesta en un juego que ni siquiera está programado. Es una farsa.

  • Las pruebas de anticuerpos, que supuestamente demuestran que una enfermedad procede de un virus, como mucho lo que realmente estarían mostrando es que el paciente entró en contacto con un virus. En realidad, y antes de 1984, generalmente eso se interpretaba como que el paciente estaba en buena forma. Que su sistema inmunitario había desmontado al germen. Pero entonces, por varios motivos nada buenos, se le dio la vuelta a la cabeza de la ciencia. De repente, una prueba positiva de anticuerpos se interpretaba como que el paciente estaba enfermo, o que pronto iba a enfermar. Un total disparate, una farsa…

  • La prueba de la PCR toma una muy diminuta muestra de un paciente que podría contener un virus, pero la partícula del virus es demasiado pequeña incluirla. La PCR amplía esa partícula muchas veces, para que se la pueda analizar. Pero la prueba no dice nada acerca de CUANTOS virus, si es que hay alguno, se puedan estar ‘replicando’ en el cuerpo del paciente. Y se necesitan millones y millones de virus replicándose en un cuerpo para siquiera poder empezar a hablar de que sean causa de alguna enfermedad real.

Y tanto una prueba como la otra descansan sobre el no justificado supuesto de que es realmente un virus el que está causando la enfermedad ese VX20- que fue realmente descubierto en primer lugar.

Armados con unas pruebas tan patéticas, los funcionarios públicos empiezan a informar de un nuevo caso de epidemia por aquí, y otro nuevo caso por allí, y muy pronto 40 países tienen nuevos casos, y el público se lo traga todo entero, de cabo a rabo.

Y así es como se hace el montaje de una falsa epidemia.

El resto es todo pura publicidad, confinamiento y teatro. Un teatro peligroso… Se pondrán sobre la mesa fármacos tóxicos y vacunas tóxicas para tratar una epidemia que nunca existió.
Las verdaderas causas permanentes de enfermedad y muerte seguirán estando en su lugar, arrinconadas en un profundo pozo. Y esto equivale a un crimen capital. Un asesinato. Recuérdalo… A la gente se le dirá que no cuestionen la línea oficial sobre la “epidemia”. Es a esto a lo que se le denomina una prueba.

¿Por qué no plantear preguntas? Porque las respuestas podrían llevarte a una conclusión sobre la enorme estafa. Permíteme añadir algunos comentarios.

La propia Organización Mundial de la Salud declara que anualmente hay millones de casos de gripe común por todo el mundo, y varios cientos de miles de muertos. Esta no es un “coronavirus”. Pero a quienes sufren la gripe común se les puede fácilmente hacer pasar como “nuevos casos de la epidemia”. Estadísticamente se puede tomar a la gripe común y clasificarla en el apartado de “coronavirus”.

Luego tenemos el tratamiento médico que se impone a las personas dictaminadas como “casos de coronavirus”. Me refiero a los fármacos antivirales altamente tóxicos, que tienen la capacidad de detener la reproducción celular natural del cuerpo. Concretamente, cuando estas personas ya tienen unos sistemas inmunitarios debilitados, o tienen problemas de funcionamiento orgánico, los resultados pueden ser catastróficos. Los pacientes pueden morir. Y desde luego, si mueren, serán calificados como “muertos por la epidemia”.

Por último, hay otra cosa más que puede que hayas escuchado. Lo mencioné algunos párrafos más arriba: asesinato.

¿Crees realmente que la gente que está lanzando conscientemente una epidemia falsa, con todas sus consecuencias, ―incluyendo encubrir, y no remediar para nada las verdaderas causas funcionando en el morir y la muerte― no llegarán a ‘organizar’ algunos ‘incidentes’ espectaculares del morir y la muerte, para hacer mella, y convencer al público de que el virus es realmente un asesino?

¿Me tomas el pelo…?

Por ejemplo, de repente, sin venir a cuento, algunos amigos previamente sanos, en una pequeña ciudad, enferman y pocos días después mueren. Los funcionarios sanitarios afirmarán de que ellos eran “positivos del virus”: “Pasó tan rápidamente”…

¿Se llevan a cabo pruebas para detectar un acto encubierto intencional de intoxicación directa? Pues no. Los medios de comunicación airean esta horrible historia por todo el mundo: “El virus va avanzando…

Lo mismo ocurre con una familia anteriormente sana en la provincia ‘X’. Cayeron enfermos y murieron. Y luego a un grupo de viajeros en una montaña en la provincia ‘Y’ se ponen enfermos y mueren. Asesinato. Sin embargo, la tapadera es:

El virus no conoce fronteras. Puede llegan de cualquier parte, en cualquier momento”

Esos sucesos de muerte sólo pueden explicarse con el virus”.

Así es como a un público, totalmente ingenuo, se le lava el cerebro…

Pero… ¿cómo podría alguien cometer realmente un asesinato premeditado de personas inocentes, a fin de convencer al público de que se propaga un virus en lugares ‘poco probables’?”

Como ya he comentado, esos controladores ya son culpables de asesinato, porque están escondiendo las verdaderas causas de muerte que están en marcha, con la tapadera de un virus. Este tipo de tapadera de un crimen ha estado ocurriendo en todo el mundo desde hace mucho, mucho tiempo… Para mencionar solo dos ejemplos:

  • Mira las partes de África y Haití, en las que se ha promocionado y financiado la historia del VIH (S.I.D.A.), pared con pared, a fin de tapar deliberadamente una pobreza creada y sostenida, con el robo de la tierra de cultivo, y las adquisiciones corporativas que implican una contaminación industrial venenosa masiva…
  • Si miras atrás en la reciente historia como yo he hecho― te darás cuenta de que las falsas epidemias son un procedimiento de funcionamiento ‘estándar’: el SARS, la gripe porcina, el virus del Nilo, el Zika, etc…

Publicado en Boletín, Control de la población, Coronavirus, Falsas pandemias, Periodismo, Programas de manipulación, Salud y enfermedad, SISTEMAS DE CONTROL

Coronavirus, un mundo de zombis y sin libertad

Ver en PDF

FUENTE: El Correo de España

Luys Coleto – 16 marzo 2020

Mi adhesión al mundo, ya en principio limitada, poco a poco se vuelve inexistente, hasta que ya nada pueda interrumpir el paulatino deslizamiento hacia la nada. Mi única ambición, escapar a la demencia pura y simple.

Infrahumanidad

Mascarillas por doquier. Guantes de látex. Hostias en el súper. Payasos aplaudiendo al opresor Leviatán sanitario a las diez de la noche. Se canturrea Macarena. Zurcidos madrileños postreros. Zombis subhumanos. La turba perturba. Y la turba miedosa, más.

La idiotización de la sociedad, herramienta de control y dominación. La gente se halla hasta tal extremo vampirizada por el sistema establecido que es incapaz de imaginar opciones o disyuntivas o derrapes a los despóticos designios bosquejados por la dictadura planetaria.

Cinco claves para entender un futuro sin libertad

I. Eugenesia. Pavorosa disminución de la población mundial. Guerra económica. Rentas básicas pululando. Reducir población envejecida. Ya no producen, generan altísimo gasto social y sanitario. La eutanasia auxiliando.

II. Vacunación obligatoria.

III. Eliminar paulatinamente el dinero físico, último valladar de anonimato y libertad, con el burdo pretexto de ser poco aséptico. El chip subcutáneo o intracraneal, plausible opción futura.

IV. Culminación de la guerra psicológica contra la población, ya explícita, ejecutando y perfeccionando métodos de control y vigilancia masivos de la población, nuevas tecnologías mediante. 5-G, clave.

V. Suplantar al ser humano, puro transhumanismo. Adenda, arruinando deliberadamente su ADN mediante la vacuna que “combata” el (falso) coronapollas.

¿Nuestra derrota?

La historia ya no existe, el futuro no existe, sólo un coagulado presente. Zombilandia nos recuerda que el mundo es tal como es y es imposible cambiarlo. Atroz historicismo triunfante. La abyecta alianza entre el gran capitalismo y el poder tiránico del Estado deviene tan connatural como ineludible. Como la propia fuerza de gravedad.

La última y vírica mascarada, mentiras flagrantes y sistemáticas, por acción y omisión. Los siniestros “expertos” nos trasladan concluyentemente al terreno del simulacro. De la servidumbre voluntaria a la necesidad de servidumbre.

Creo que se aproxima la derrota de los hombres libres. Ojalá, no. En fin.

Publicado en Análisis y opinión, Boletín, Control de la población, Coronavirus, Falsas pandemias, Programas de manipulación, Salud y enfermedad

La historia de la medicina que se nos ha ocultado

Ver en PDF

SyA – 27 marzo 2020

La medicina convencional, a pesar de ser un sistema que sólo trata los síntomas de la enfermedad (no la causa), y que ocasiona entre 3 y 6.000 muertes semanales que pueden atribuirse a iatrogenia [1], sigue siendo muy popular. ¿Por qué? Porque está basada en dogmas ‘religiosos’, no en ciencia.

De forma casi imperceptible, la medicina ha asumido un papel salvador o mesiánico. Si miramos hacia atrás en la historia, podría decirse que la medicina está mostrando atributos llevados a cabo en nombre de la salud pública y del bien común que antaño caracterizaron a la iglesia católica de Roma, y con la misma motivación de “salvar” a la humanidad.

            • Autocracia

            • Centralización

            • Control y manipulación de las personas

            • Censura

            • Propaganda

            • Obediencia total

            • Infalibilidad

            • Destrucción de los herejes

            • Represión de la individualidad

Otro motivo de la popularidad de la medicina oficial moderna es que funciona instantáneamente: ¡tomas una pastilla y se va el dolor! ¿Qué hay más fantástico que eso?

Existe una historia que ha sido borrada de nuestros libros de medicina, la historia de los descubrimientos perdidos. Nuestras comunidades médicas y científicas están sometidas a los especuladores, y entre todos han hecho desaparecer de nuestra historia una enorme -e importante- porción de hechos científicos. Y por una buena razón, ya que si se dieran a conocer esos descubrimientos, todo lo que sabemos sobre medicina se vendría abajo.

Nuestro objetivo es exponeros toda la investigación científica objetiva, que ha sido ignorada, ocultada, y abandonada por todos aquellos que se lucran de que estemos enfermos.

La Teoría Microbiana

El nombre de Louis Pasteur nos es familiar a todos. Es considerado el ‘padre’ de la Teoría Microbiana en medicina, y fue quien inventó el proceso de pasteurización. A pesar de que de hecho, la teoría microbiana es por lo menos un centenar de años posterior a Pasteur, son sus experimentos los que supuestamente “demostraron” esta teoría, estableciéndole a él como piedra angular de la Historia de la Medicina Moderna.

Qué mal que gran parte de su trabajo fuera un plagio, y además totalmente no científico. Lo que la mayoría de nosotros ignoramos sobre Pasteur es que a lo largo de toda su carrera, a menudo puso en duda sus propios postulados. Se ha divulgado que en su lecho de muerte llegó incluso a retractarse diciendo que la teoría microbiana era errónea: “Es el terreno, no el germen”.

Pero, ¿hemos prestado oído a esas palabras? No. ¿Acaso estaba hablando del sistema inmunitario? Si tenemos un sistema inmunitario fuerte, el germen no tiene nada que hacer, ¿verdad? Pues no, no estaba hablando del sistema inmunitario.

Tal como apunta el Dr. Young en su libro Sick and Tired, la función del sistema inmunitario de luchar contra los gérmenes es un trabajo secundario. Si tu sistema inmunitario está peleándose con los microbios, estás conduciendo “con la rueda de repuesto” dice este médico.

El terreno

El nombre de Antoine Béchamp no figura en la historia de la medicina. Tanto él como su trabajo han sido borrados. Cuando murió, su historial profesional fue publicado en un periódico. Ocupó siete páginas. Algunas de las cosas que se atribuyen a Pasteur en realidad fueron logradas por Béchamp.

A pesar de que Béchamp era un científico, su trabajo resulta de fácil lectura. Los científicos todavía no habían desarrollado su jerga latino/griega que dejan a la persona media como espectador al margen.

Lo primero que leí fue sobre un estudio con gatos. Un grupo fue alimentado con comidas cocinadas y el otro con comida cruda. Los de la comida cruda mostraron un estado mucho más saludable que el grupo alimentado con comidas cocinadas. En su tercera generación, los gatitos alimentados con comida procesada no llegaron a la etapa adulta. (¿Sorprende pues que la dieta para el cáncer se base en un 70 % de alimentos crudos?)

Antoine Béchamp se mostró crítico con Pasteur, y Pasteur le detestaba, principalmente porque Béchamp no hacía más que encontrarle pegas al trabajo de Pasteur. Por ejemplo, los experimentos de Pasteur “demostrando” su teoría de los gérmenes eran de todo menos científicos. Según Béchamp, Pasteur habría inyectado a animales sanos con la sangre de animales enfermos, lo que hizo que los animales sanos enfermaran.

  • Lo primero a señalar, ¿es así como nosotros ‘pillamos’ los microbios? Es decir, si para pillar un resfriado tienen que darme una inyección, no voy a dejar que me la den.

  • Lo segundo es que existen demasiadas variables en una jeringuilla llena de sangre de un animal enfermo para que “demuestre” que son los microbios de la sangre los que hacen que el animal del experimento se ponga enfermo. Béchamp hizo la observación evidente de que lo que hacía Pasteur era envenenar la sangre del animal con el que experimentaba.

Cuando en su lecho de muerte Pasteur admitió que Claude Bernard tenía razón, y que él, Pasteur, estaba equivocado, no llegó en ningún momento a mencionar a su archi-enemigo Béchamp.

Claude Bernard, un fisiólogo, es hoy en día considerado el padre de la medicina experimental. En la actualidad, sin embargo sus mayores logros han sido totalmente ignorados. Pondré un ejemplo de las afirmaciones que hizo.

Hallándose rodeado por un grupo de médicos y científicos, Claude Bernard declaró: “El terreno lo es todo, el germen no es nada”, y acto seguido se bebió un vaso de agua lleno con la bacteria productora del cólera. Pocos pueden igualar a Claude Bernard en la historia de la medicina, no hay muchos científicos dispuestos a arriesgar voluntariamente sus carreras y/o sus vidas, por una teoría.

Los gérmenes no son los causantes de la enfermedad

Si pudiera vivir de nuevo mi vida, la dedicaría a demostrar que los gérmenes buscan su hábitat natural: el tejido enfermo. Ellos no son la causa del tejido enfermo, de igual manera que los mosquitos buscan el agua estancada, pero no son los que ocasionan que el agua del charco se estanque.

Rudolph Virchow (padre de la patología)

¿Comprendéis la importancia de esta cita?

Cuando la leí por primera vez fue como si me golpeasen con un ladrillo. Siempre he sabido que el terreno era la clave, pero siempre había pensado en el terreno como si éste fuese el sistema inmunitario. No se me había ocurrido que un terreno adecuado fuese suficiente para gozar de una salud perfecta. Ni me había parado a pensar que el sistema inmunitario era simplemente un ‘sistema de respaldo’, que pasaba a la acción cuando el terreno se desequilibraba.

Por tanto, lo que realmente Béchamp le estaba diciendo a Pasteur era que sus experimentos no demostraban nada, porque él envenenaba el ‘terreno’ de los animales experimentales, permitiendo entonces que los microbios atacasen los tejidos que habían enfermado debido al envenenamiento.

Antes de seguir, hagamos el siguiente…

Experimento

Hagamos un experimento visual. Tomemos un plátano y coloquémoslo cerca de un trozo de queso. El trozo de queso lo ponemos debajo de una campana de cristal para evitar que se seque demasiado rápidamente. Observemos durante algunos días lo que va ocurriendo.

¿Qué pensáis que va a pasar?

El plátano empezará a ponerse negro, y el queso empezará a criar moho. Se echan a perder, se deterioran.

Si cortas una porción de queso verás que por dentro no tiene moho. Si abres y cortas el plátano verás que se ha malogrado por dentro, e incluso si lo hueles verás que huele un poco a alcohol. Está fermentando.

Algo que quizá sólo algunos de vosotros sepáis es que el moho del queso se forma desde la capa externa, en tanto que el plátano se descompone de dentro hacia afuera. El plátano estaba vivo. El queso no. Cualquier cosa viva viene equipada con su propio servicio de limpieza y mantenimiento, que se pone en funcionamiento cuando el elemento muere. Está programado para ‘despejar’ los desperdicios que se producen cuando un cuerpo muere.

Es importante que conozcamos este concepto, y lo mantengamos siempre en nuestra memoria.

La importancia del terreno

¿Qué es un terreno saludable?

Antoine Béchamp empezó a describirlo hace ya doscientos años, pero fue Claude Bernard quien finalmente lo acabó definiendo como constituido por dos factores internos:

              1. La alcalinidad

              2. La carga eléctrica negativa.

Ello depende de una nutrición adecuada, y de mantenernos limpios de toxinas, teniendo en cuenta que tanto la nutrición que requerimos para nuestro correcto equilibrio, como la limpieza de tóxicos interiores incluye no sólo los elementos ambientales y alimentarios, sino también los factores mentales y emocionales.

Podemos cumplir a rajatabla el manual de la buena alimentación para mantener nuestro cuerpo alcalino, pero si descuidamos los temas emocionales, podemos seguir estando ácidos ya que existe una conexión mente-cuerpo, con la que podemos también estar afectados por una toxicidad emocional.

Vivimos en una sociedad tóxica, empezando por el aire que solemos respirar y las aguas “potabilizadas” conteniendo cloro. Y además hemos de añadirle la forma como nosotros mismos nos auto-intoxicamos con:

  • Cosméticos, detergentes, alcohol, humo, refrescos, café, azúcares refinados, proteínas animales, la forma en que cocinamos nuestras comidas (por ejemplo, el microondas), y cada nuevo fármaco que nuestro médico nos receta …

  • La sobrecarga de noticias de desastres y muertes que nuestras televisiones nos sirven en abundancia, y que nos tragamos sin rechistar.

  • Las propias dificultades de vivir en una sociedad dominada por el afán de lucro y de estatus, que se pasa por el forro el bien común.

La cuadrilla de limpieza interior

Antoine Béchamp teorizó que había una partícula vital en nosotros, el elemento más diminuto del planeta, a la que denominó microzima. Los científicos anteriores a Béchamp habían ya descubierto a esas pequeñas “granulaciones moleculares”, pero no tenían ni idea de lo que podían ser.

Gaston Naessens descubrió los somátides. ¿Son la misma cosa?. Es probable, y es lo que muchos piensan.

Un punto en el que la medicina moderna está totalmente fuera de onda es en los análisis estándar de sangre. Sacan sangre, la tiñen, la congelan, y ―una vez desnaturalizada― la examinan. La sangre no es un líquido inerte, está viva, es un tejido móvil (Béchamp fue quien primero la describió así). Los elementos que están en nuestra sangre están vivos. Pero con el sistema de observación que se utiliza, es difícil, por no decir que imposible, que los investigadores lleguen a darse cuenta.

Los nuevos y potentes microscopios de campo oscuro permiten a los médicos y científicos visionar los tejidos vivos, y observar como algo parecido a una bacteria puede convertirse en una levadura, que se convierte en un hongo, que luego se convierte en moho[2]. Los microzimas forman parte de la cuadrilla de limpieza que vive en nuestro interior, pero a la ciencia médica puede costarle más de un siglo llegar a reconocer ese hecho.

Un poco de química

El agua es una molécula de oxígeno enlazada a dos moléculas de hidrógeno.

Si rompemos la molécula del agua, tenemos un hidrógeno por un lado y un hidrógeno y un oxígeno por el otro.

H+ OH

  • El hidrógeno solitario es ácido, y tiene carga positiva.

  • El hidroxilo (OH) es alcalino, con carga negativa.

Cuando se unen para formar la molécula de agua, no hay carga, la molécula es neutra.

Un pH de 2 es sumamente ácido. Un pH de 11 es muy alcalino.

Esos datos que a veces nos confunden son sólo números. Las letras “pH” significan Potencial de Hidrógeno, ¿sabéis por qué?, porque cuantos más hidrógenos solitarios hay en una solución, más ácida es esa solución. Y cuanto más oxígeno tiene, más alcalina es.

Alcalinidad significa OXÍGENO. Necesitamos oxígeno para sobrevivir, para mantener un entorno alcalino. Para nosotros, la vida es oxígeno y el oxígeno es vida.

Es importante que recordemos que ácido’ significa carente de oxígeno.

Se dice que las bacterias, levaduras, virus, etc. tienen una existencia anaeróbica. Significa que sobreviven sin oxígeno, metabolizan sin oxígeno, a través de la fermentación. La fermentación produce alcohol, como uno de sus productos residuales, así como muchos otros residuos conocidos como micotoxinas (que ayudan a corromper todavía más el terreno). ¿Recordáis el ejemplo del plátano, y cómo olía?

Volvamos a la cuadrilla de limpieza con la que todos hemos nacido, y que vive en nuestro interior.

Cuando nos volvemos ácidos (cuando perdemos nuestro oxígeno y nuestra carga negativa), nuestros sistemas inmunitarios empiezan a funcionar a toda máquina, intentando devolvernos al orden y al equilibrio.

Síntomas de una acidosis

Si el primer paso de un proceso de enfermedad se da cuando nuestro terreno alcalino se acidifica, entonces es que la acidosis en el primer desequilibrio que se produce en el cuerpo humano.

¿Por qué nuestra comunidad médica no hace, como primera prueba, una para ver nuestra acidez interior? ¿No será que es porque hacer pruebas de algo cuya solución no está ni en los fármacos ni en la cirugía, no da beneficios?

Los síntomas de los tres estadios de la acidosis son:

  • Primer estadio. En esta primera etapa los síntomas son tan generalizados que muchas personas simplemente toman un analgésico o cualquier otro fármaco sin receta para enmascarar esos síntomas: dolor de cabeza, alergia alimentaria, acné, ataques de pánico, falta de energía, inapetencia sexual, manos y pies fríos, nerviosismo, insomnio, dificultad para levantarse por la mañana, sinus congestionados, y una predisposición a manifestar fácilmente los síntomas de un resfriado o gripe.

  • Segundo estadio. Esta segunda etapa nos lleva al médico, pero todavía hay algunos que se automedican: herpes labial, urticaria, depresión, migrañas, asma, infecciones del tracto urinario, infecciones por levaduras, hinchazón, colitis, sensaciones de hormigueo, pérdida de cabello, osteoartritis y ateroesclerosis. Si tienes hongos en las uñas de los dedos de los pies, toma nota de que esta infección de hongos abarca mucho más que sólo tus uñas de los dedos. Está esparcida por todo tu cuerpo, y ningún fármaco acabará con ella, tan sólo hará desaparecer los síntomas durante un tiempo.

  • Tercer estadio. La fase final de la acidosis son las enfermedades crónicas y debilitantes: la enfermedad de Crohn, la esclerosis múltiple, leucemia, cánceres, enfermedad de Hodgkin, esquizofrenia, lupus, artritis reumatoide, tuberculosis, etc.

Otto Warburg (Premio Nobel por su descripción de cómo metaboliza un cáncer), encontró que las células que antes se esforzaban por el oxígeno, de repente se volvían anaeróbicas. Si fuéramos una célula, y de repente nos viéramos privados de oxígeno (debido a la excesiva acidez de nuestro entorno celular), ¿cómo sobreviviríamos? ¿Acaso cambiando nuestro sistema de metabolismo por uno que no requiriera oxígeno?

Sistema inmunitario

Nuestro sistema inmunitario es, ante todo, una cuadrilla de limpieza, y un malabarista en la cuerda floja, enfocando únicamente el equilibrio. Su primer trabajo es limpiar los billones de células muertas que producimos diariamente. Dado que en tan solo siete años, todo nuestro cuerpo ha sido reemplazado con nuevas células, éste es el primer y más importante trabajo del sistema inmunitario.

Cuando entramos en desequilibrio, entonces nuestro malabarista en la cuerda floja intenta ‘reequilibrar’ el sistema. Ése es su trabajo secundario. Sin embargo, si realmente derivamos hacia un enfermedad, o debemos defendernos de invasores exteriores, entonces este sistema inmunitario sobrecargado tiene que intentar desembarazarse de ellos. Éste es su trabajo de respaldo. Cuando sucede eso, es cuando nos encontramos conduciendo nuestro vehículo corporal con la pequeña ‘rueda de recambio’ para rodar.

La Candida es una levadura que forma parte de la cuadrilla de limpieza. Cuando esta levadura se convierte en hongo, y puede empezar a propagar por todo el cuerpo sus micelias que ocupan nuevos órganos. La cuadrilla de limpieza produce residuos llamados micotoxinas [3]. Uno de estos residuos es el ácido úrico, otro es el alcohol, y otra es la aflatoxina. Cuando empezamos en sentirnos enfermos, nuestros tejidos ya están enfermos.

¿Pueden los fármacos ‘sanar’ un terreno descompensado?

Toxemia celular

A principios del siglo XX, el Dr. Carl Edward Rosenow de los Laboratorios Biológicos Mayo, inició una serie de experimentos en los que tomó distintas cepas bacterianas de una variedad de enfermedades distintas, y las colocó en un medio de cultivo uniforme. Con el tiempo, las distintas cepas fueron cambiando, convirtiéndose en una única clase uniforme. Fue modificando los cultivos reiteradamente, modificando individualmente las cepas bacterianas, convirtiéndolas en inofensivas o en ‘patógenas’, y revirtiendo el proceso. Acabó concluyendo que el factor crítico que controlaba la naturaleza de las bacterias era el alimento y el entorno en el que vivían. Publicó sus descubrimientos por primera vez en 1914, en la Journal of Infectious Diseases.

Veinte años después, Royal R. Rife inventaba el microscopio universal, cuya potencia de resolución de 150.000 aumentos le permitió hacer visibles las bacterias vivas y los virus. Rife demostró que al modificar el entorno y el alimento suministrado, las bacterias favorables como el bacilo del colon (bacillus coli), podían ser convertidas en bacterias ‘patógenas’ conocidas como tifoideas. Rife pudo observar que el agente vírico asociado con ciertos tipos de cáncer podía a la larga ser modificado convirtiéndolo en el inofensivo bacillus coli, revirtiendo el proceso. Afirmó que lo que realmente producía la enfermedad era el metabolismo celular desequilibrado del cuerpo humano. Creía que si el cuerpo humano estaba perfectamente equilibrado no era vulnerable a la enfermedad, y que la cualidad virulenta era un problema ecológico, es decir, un problema del estado de ‘limpieza’ interior.

El Cambio de Paradigma

Una escuela de pensamiento (la medicina moderna y su perspectiva monomorfista), dice que la mayoría de las enfermedades son causadas por gérmenes o alguna forma microbiana estática (la teoría del germen). Para recuperar al paciente, hay que:

  • MATAR los gérmenes.

  • MATAR los microbios.

  • MATAR cualquier cosa que enferme.

  • Usar drogas, antibióticos, quimioterapia, radiación, cirugía.

La enseñanza médica oficial condiciona en gran medida para ver sólo lo que se ha divulgado dogmáticamente como la ‘verdad oficial’, desechando todo lo demás. De esta manera, cada persona crea un filtro para aceptar e integrar sólo lo que se amolda con sus ‘ideas preconcebidas’, y los fenómenos se interpretan bajo la óptica de lo que aquellos en quienes reconocemos la autoridad de ser ‘expertos’, nos dicen que es verdad. Por eso diariamente se niegan todas aquellas evidencias que no encajan con los dogmas consensuados

La otra escuela de pensamiento, que incluye muchas otras formas de artes curativas, dice que la mayoría de enfermedades son causadas por un desequilibrio en el organismo debido a un desarreglo, y que éste puede ser nutricional, eléctrico, estructural, emocional, toxicológico o biológico. Para recuperar al enfermo se necesita restablecer el equilibrio de su organismo, trabajando a favor del cuerpo, no en contra de él.

Y algo importante a remarcar es que… elcontagio” no existe. Lo único que se contagia es el miedo a la enfermedad. Existen personas compartiendo unos medios externos similares y una forma de vida similar. Si también sus creencias socio-culturales son similares, es muy posible que sus organismos presenten una carga tóxica similar, y que puedan reaccionar en forma similar en un momento coincidente del tiempo.

seryactuar.org


[1]Daño producido básicamente por los actos médicos (efectos secundarios de los medicamentos o intervenciones instrumentales). No hay que confundirlo con negligencia.

[2]Se denomina pleomorfismo. Pleo significando muchas, morfismo significando formas o cuerpos.

[3]Las micotoxinas (del griego antiguo μύκης (mykes, mukos),«hongo» y del latín toxicum («veneno») son metabolitos secundarios tóxicos, de composición variada, producidos por organismos del reino fungi, que incluye setas, mohos y levaduras.

Publicado en: CURSO Autogestión de la Salud
Publicado en Boletín, Control de la población, Cursos - Talleres, Salud y enfermedad

Noticia publicada en 2010 en el canal cuatro por Iñaki Gabilondo

Se repite la historia? Es el virus un negocio? Hay conspiración?
Tagged with: , , , , ,
Publicado en Boletín, Control de la población, Falsas pandemias, Noticias, Periodismo, Salud y enfermedad

Falsa pandemia y Estado de sitio sanitario

Ver en PDF

La OMS y los CDC vuelven a orquestar una falsa pandemia que está sirviendo de excusa para la declaración de un Estado de Sitio sanitario que se extiende poco a poco por el planeta.

Para quien aún no lo sepa, la OMS hace mucho tiempo que dejó de ser una organización pública e independiente. En estos momentos solo el 18% de su presupuesto procede de los estados miembros, el resto viene de manos privadas, y a la cabeza está la Fundación Bill y Melinda Gates, la Alianza GAVI creada por Gates para promocionar las vacunas y la industria farmacéutica.

En cuanto a los CDC, siglas de Centros para el Control de Enfermedades, se trata de una de las más poderosas agencias sanitarias de Estados Unidos que define las enfermedades y establece los criterios de diagnóstico, tratamiento y prevención. Los CDC tienen un largo historial de manipulación y creación de falsas epidemias, incluyendo el SIDA, el SARS, la Gripe A, el MERS, la Gripe Aviar, el Ébola o el Zika entre otras. A través de una división especial, el Servicio de Inteligencia de Epidemias, extienden su influencia a entidades públicas y privadas, estadounidenses e internacionales, imponiendo sus criterios que a su vez están condicionados por la industria mediante financiación y puertas giratorias.

Algunos piensan que estas falsas pandemias se montan por dinero. Y otros creen que es eso lo que los críticos denunciamos y consideran que es un disparate. Llevo treinta años analizando estos mecanismos de poder, y mi experiencia y lo aprendido me dice que el dinero es sin duda un motivo, pero no el único ni el más relevante. Y en esta ocasión se está haciendo más evidente: un objetivo básico es reforzar el miedo, que debilita y dificulta la capacidad crítica y empuja a actuar como una masa ignorante y obediente. Y en conexión con ello: mantener los dogmas de la medicina moderna industrial, la dependencia de los fármacos y vacunas, pero sobre todo, la renuncia a decidir sobre nuestra salud y la de nuestros hijos.

Es por eso que uno de los dogmas más importantes y que van a luchar para mantener a toda costa y reforzar cada vez que sospechen que se pone en duda es la teoría microbiana o teoría de la infección, es decir, la idea propuesta por Pasteur e impuesta con la complicidad de la industria farmacéutica de que los microbios son patógenos, generadores de enfermedad. Esta idea, grabada a fuego en la mente de público y profesionales, es la base para el miedo a contagiarse, para evadir la responsabilidad sobre nuestra salud y para beneficiar a la industria. Reconocer el origen tóxico de enfermedades tendría graves consecuencias para la industria alimentaria, farmacéutica y todas las industrias contaminantes en general, mientras que atribuir la culpa a los microbios ha conseguido que los fabricantes de tóxicos, para exterminarlos, y vacunas, para prevenirlos, se conviertan en una de las industrias más poderosas del mundo. Y ello a pesar de que la nueva biología lleva décadas explicando que las bacterias y los virus son la clave del origen de la vida, de su mantenimiento y de la salud, formando una compleja comunidad en nuestro medio interno, e incluso integrados en nuestra información genética.

Todo indica que los síntomas atribuidos a esa nueva misteriosa enfermedad son, en la inmensa mayoría de los casos, los mismos que gripes o neumonías y otros problemas respiratorios provocados por la brutal contaminación en algunas zonas —como la propia Wuhan—, el despliegue de redes 5G, enfermedades ya conocidas pero etiquetadas ahora de otro modo, y por supuesto los efectos de la campaña de terror, el aislamiento y los tratamientos más o menos experimentales que se están administrando.

En cuanto al supuesto nuevo coronavirus, si alguien quiere demostrar que existe debe presentar pruebas rigurosas de su aislamiento, algo que igualmente debe presentar quien crea que se trata de un virus creado en laboratorio o modificado para convertirlo en un arma biológica. De momento, nadie ha presentado tales pruebas. El artículo que oficialmente se presenta como primer aislamiento del nuevo coronavirus llevado a cabo por un equipo chino de los CDC en China, no describe, según dos especialistas cualificados e independientes, un aislamiento real.

Que no se haya aislado el nuevo coronavirus supone en primer lugar que no se han podido diseñar pruebas de diagnóstico específicas, y que por tanto los positivos son falsos positivos. Y lo mismo puede decirse de tratamientos o vacunas, y de las cifras que se están manejando. Lo que en última instancia supone es que las medidas decretadas recortando derechos y libertades fundamentales, especialmente las medidas de reclusión y aislamiento, pueden ser, y de hecho algunos médicos y científicos así lo están advirtiendo, totalmente contraproducentes y causantes de problemas de salud físicos, psíquicos y emocionales.

Jesús García Blanca

Publicado en: CURSO Autogestión de la Salud
Publicado en Boletín, Control de la población, Coronavirus, Falsas pandemias, Salud y enfermedad

Correlación entre la electrificación de la tierra y las pandemias de gripe

Los diez minutos finales de la conferencia del Dr. Thomas Cowan en la Cumbre de Salud y Derechos Humanos en Tucson, Arizona, el 12 de marzo de 2020.

Dr. Thomas Cowan
Vicepresidente de la Asociación de Médicos para Medicina Antroposófica y miembro fundador de la Weston A. Price Foundation. Practica la medicina familiar holística en San Francisco, California. https://fourfoldhealing.com/

El Dr. Thomas Cowan ha observado que después de cada nueva fase de electrificación de la tierra aparece una pandemia de gripe en todo el mundo, que se correlaciona con cada uno de esos importantes aumentos de las emisiones de campos electromagnéticos en la historia reciente del planeta. Cada pandemia de los últimos 150 años coincide con un salto cuántico en la electrificación de la Tierra:

  • Entre 1917 y 1918, se introdujeron las ondas de radio alrededor del mundo, año de la gran epidemia de gripe española.
  • Luego empezó la Segunda Guerra Mundial y con ella una nueva pandemia por la introducción de los radares por toda la Tierra.
  • En 1968 se lanzaron al espacio cantidad de satélites que emitían frecuencias radioactivas en el cinturón de van Allen. Seis meses después tuvo lugar una nueva epidemia viral, la gripe de Hong-Kong.
  • El último gran salto electromagnético a sido el de las frecuencias 5G, seis meses antes de que se iniciara la epidemia del CORONAVIRUS. Este sistema NO ES COMPATIBLE CON LA SALUD.

¿Por qué se les llama infecciones “virales”? Porque las personas son envenenadas y, por ello, expulsan toxinas que para los médicos son equivalentes a virus patógenos.

Fuente del vídeo
https://www.youtube.com/watch?v=zFN5L…

Cámara, sonido y edición
Joshua Coleman

Doblaje al castellano
https://seryactuar.org/

Tagged with: , , , , , ,
Publicado en Boletín, Control de la población, Coronavirus, Salud y enfermedad

El escenario de terror biológico ¿tiene como objetivo presionar para la vacunación masiva?

Extracto del artículo de Jon Rappoport – 6 de enero de 2020

Ver en PDF: El escenario de terror biológico – 2020 Jon Rappaport

Aquí está el trasfondo que escribí sobre el tema: Cómo poner en escena un evento de bioterrorismo: El germen o virus es la tapadera de la destrucción química. En general, el hecho básico es que no importa de qué tipo de virus se esté hablando, ni de dónde provenga, liberarlo intencionalmente no garantiza que los resultados sean predecibles. Para nada.

Por ejemplo, personas cuyos sistemas inmunitarios estén en diferentes niveles de equilibrio van a reaccionar de manera diferente. Los perpetradores se pueden encontrar con que enferman menos del 1% de las personas expuestas. Utilizar un tóxico o sustancia química, mientras se afirma que es un virus, es ir sobre seguro.

Hablando en plata, los ‘ataques’ de gérmenes o virus no existen. Aquello que se denominaun ataque de gérmenes o virus“, es una trola. Los perpetradores desplazan a investigadores al área afectada, quienes posteriormente afirman haber ‘aislado’ el germen causante de la enfermedad y las muertes. Es una farsa. Lo más probable es que propagasen algún químico tóxico, difícil de detectar a menos que… se lo esté buscando.

El tóxico va a tener unos efectos graves, mortales y predecibles durante una o dos semanas. Luego, a medida que se dispersa y pierde potencia, se construye la “epidemia”. En algún lugar o en alguna comunidad más o menos aislada, se corre la voz de que la gente enferma de repente y muere. Se llama a los CDC y al ejército para que acordonen la zona, y pongan en cuarentena a todos los ciudadanos. Desde el principio se declara tajantemente que se trata de una epidemia o ataque de guerra biológica.

Se autoriza a los principales medios de comunicación para que se desplacen a una distancia de los alrededores. Los presentadores de noticias de la red se instalan en el lugar y hacen sus omnipresentes transmisiones “desde la escena”. La atención de toda la nación, del mundo entero, queda fija en el suceso, 24 horas al día, los 7 días de la semana. Un número de personas dentro de la zona acordonada enferman y mueren. Los informes que se emiten desde la zona afirman que:

Los heroicos médicos están tomando muestras de sangre, que está siendo analizada para encontrar el virus (o germen) causante de la epidemia“.

El Departamento de Defensa confirma una y otra vez que esto es, realmente, un ataque de guerra biológica.

Las historias de interés humano se amontonan. Esta familia ha perdido a tres miembros, aquella familia ha muerto al completo. Tragedia, horror, y la deseada reacción empática de la “comunidad mundial”. Es un culebrón, excepto que los que mueren son personas reales de carne y hueso. El cartel médico promociona el miedo al virus.

Todos los organismos en control consiguen su parte del pastel de terror. Finalmente, los médicos anuncian que han aislado el germen o virus que causa la muerte, y los investigadores se apresuran a desarrollar una vacuna (que producen en un tiempo récord). Todos deben ser vacunados en todas partes, ¡ahora!, sin elección posible. En todo el país emergen de las sombras centros de vacunación masiva. Ellos están preparados. El sistema está preparado. Todos han de ser vacunados ahora. Negarse es ser sometido a cuarentena, encarcelado, y/o multado.

En esta situación de ley marcial declarada, los héroes son los médicos y el ejército. Incluso el gobierno, y los medios de comunicación. Luego, al cabo de unas semanas, cuando la potencia del químico secreto se ha dispersado, se acabó.

Si te paras a pensarlo, este escenario es un enfoque simplista aproximado de lo que sucede todos los días, en todo el mundo, en los consultorios médicos. Los médicos recetan productos químicos (drogas) cuyos efectos son mucho más peligrosos que los supuestos gérmenes que podrían (o no) ser la causa de la enfermedad de sus pacientes. En otras palabras, ese ataque de guerra química ya se está dirigiendo a las personas de todo el mundo, todo el tiempo.

La Dra. Barbara Starfield (de la Facultad de Salud Pública John Hopkins), publicó un artículo con fecha 26 de julio del 2000 en la revista Journal of the American Medical Association, titulado: ¿Realmente la sanidad de EE.UU. es la mejor del mundo?”[1]. En el mismo dejaba constancia que anualmente, 106.000 personas en Estados Unidos son asesinadas mediante fármacos médicos aprobados por la FDA. Eso asciende a un millón de personas cada diez años.

En el contexto de una puesta en escena de “guerra biológica”, supuestamente debida a un ataque terrorista, se promulgan nuevas leyes. El Estado recorta duramente las libertades básicas. Se limita el derecho a viajar, la libertad de reunión. La crítica a las autoridades se considera totalmente ilegal.

Los ciudadanos deben cooperar. Estamos todos juntos en esto”.

El Congreso aprueba una nueva ley federal, firmada por el Presidente, que ordena el calendario de vacunas de los CDC para cada niño y adulto, sin excepciones permitidas. Todo se basa en una mentira … de la misma manera que la teoría de la enfermedad del cartel médico se basa en una mentira, porque el determinante básico de la salud o enfermedad de cada individuo es la resistencia o el equilibrio de su sistema inmunitario, no los gérmenes considerados aisladamente.

Hay personas que, decididas a hinchar los peligros de los gérmenes y virus, vocean cada “nuevo” virus como si fuera el fin de la humanidad en el planeta. Especialmente hacen sonar la alarma cuando los investigadores afirman que un virus puede haber mutado o saltado de animales a humanos.

¡Se acabó! ¡Estamos fritos!

Sin embargo, si nos tomamos la molestia de revisar los casos confirmados reales de muerte en las epidemias más recientes, como el Nilo Occidental, el SARS, la gripe aviar (H5N1), la gripe porcina (H1N1) y el MERS, el número de muertes es increíblemente bajo.

Si los delincuentes políticos quisieran organizar tras bastidores, un evento confinado de “guerra biológica”, elegirían un químico, no un germen, y aprovecharían ese suceso para restringir la libertad. Piensa en ello: los investigadores, tras las puertas selladas de sus laboratorios, pueden fácilmente afirmar que han encontrado un virus que causa un brote, sin que se les pueda refutar. Casi nadie va a cuestionar su afirmación.

En 2003, por ejemplo, tal fue el caso con la tan aclamada epidemia de SARS (un fracaso), cuando 10 laboratorios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ocultos a la vista, en comunicación entre sí mediante un circuito cerrado, anunciaron que habían aislado a un coronavirus como culpable.

Más tarde, en Canadá, un microbiólogo de la OMS, Frank Plummer, se dejó de cautelas y confesó a los periodistas que estaban desconcertados ante el hecho de que cada vez menos pacientes con SARS “tuvieran el coronavirus. Eso equivalía a confesar que todo el esfuerzo de investigación había sido un fracaso y una farsa, pero tras apenas uno o dos días de cobertura informativa, la prensa guardó silencio.

El SARS era una farsa sin sentido. Los pacientes diagnosticados tenían gripe estacional ordinaria, o una colección de síntomas conocidos, que podrían ser el resultado de muchas causas diferentes. Pero el esfuerzo de propaganda resultó un sorprendente éxito. Las poblaciones estaban asustadas. En la opinión pública se intensificó la necesidad de vacunas.

Esa intensificación resulta en una preparación para el “próximo” ataque tóxico…, que se atribuirá a una epidemia de virus.

Una realidad escenificada.


Publicado en Boletín, Control de la población, Coronavirus, Periodismo, Salud y enfermedad

COMUNICADO  DEL GRUPO STOP VACUNAS EN RELACIÓN AL SARS-CoV-2

Ver en PDF

NO HAY MIEDO”

18 de marzo de 2020 – STOPVACUNAS stopvacunas.wordpress.com
¿CENSURA? (para acceder al enlace STOPVACUNAS debes pinchar “Avanzado” y luego “Acepto el riesgo quiero continuar”)

Puesto que partimos de la base de que la Teoría Microbiana de la Enfermedad (también llamada ‘de la Infección’), en la que se basa la hipótesis de los supuestos contagios y pandemias, es una interpretación errónea de la realidad biológica, sabemos que los virus y las bacterias no son los causantes de nada, por ellos mismos.

Lo que puede parecer una rápida infección o contagio podría ser causado también por otras causas, como un envenenamiento o intoxicación (contaminación ambiental o electromagnética, 5G, uso de pesticidas en agricultura, polución, iatrogenia, etc.), o por el efecto nocebo provocado por el pánico[1].

No se conoce ningún artículo científico que describa el aislamiento del virus llamado SARS-CoV-2, ni de que sea responsable de nada. La misma Universidad de Hong Kong ha admitido que “aún no se ha determinado la diversidad genética del 2019-nCoV”.[2]

Si no se ha identificado claramente al virus “culpable” ¿cómo se han decidido los tratamientos que se aplican[3]? ¿Por qué aseguran que el virus sigue siendo contagioso aún 15 días después de haber pasado la enfermedad?, o ¿basándose en qué se han confeccionado las vacunas que ya se están anunciando[4]?

En cuanto al método de test utilizado hasta el mes de marzo, la técnica PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa), el mismo ministerio de Sanidad ha advertido ‘que no es específico para el SARS-CoV-2’, por tanto ¿cómo se han estado “confirmando” los casos, y elaborando las estadísticas y mapas epidemiológicos hasta ahora?

Con fecha 9 de marzo de 2020 han aparecido unos nuevos kits basados en la denominada tecnología CLART que sí se anuncian como altamente específicos, curiosamente el mismo día que su fabricante, PharmaMar, se disparaba en bolsa. La pregunta es ¿específicos de qué?[5]

El número de muertos en el mundo ronda hoy la cifra de 8.000, y ya hace unos días que se declaró una Pandemia mundial. La semana 10 de este año [primera semana de marzo] había en España unos 30.600 casos detectados de gripe, y no se había declarado ninguna epidemia. Ahora se habla de 11.200 “infectados” de SARS-CoV-2, y sí se ha declarado una epidemia. ¿Por qué?

La patología provocada por el supuesto virus es equivalente a un cuadro catarral o gripal.

  • El 95% de los “infectados” se recupera totalmente con tratamientos conocidos.

  • El 81% de ellos tiene sólo una enfermedad leve (fatiga, tos y dificultad respiratoria ligera). La mayoría de ese 81% ni siquiera desarrollan la enfermedad, son los llamados asintomáticos.

  • Sólo el 3% de los “infectados” por coronavirus muere, en casos en los que el estado de salud ya estaba mermado por patologías o enfermedades previas. ¿En caso de que fuera necesario confinar a alguien, no sería más lógico hacerlo sólo con la población de riesgo?

Consideramos, por tanto, que las cifras expuestas no justifican en absoluto la alarma social institucionalizada que se está imponiendo, ya que no estamos ante una enfermedad que provoque una patología especialmente grave. En cambio, la toma de decisiones a nivel institucional sí puede agravar enfermedades, o enfermar a la población en general. Decisiones que pasan por el aislamiento físico y emocional durante un tiempo indefinido de personas sanas. Desde el principio se han implantado medidas extraordinarias sin fundamento científico, como:

  • cuarentenas forzadas de millones de personas,

  • cierre de fronteras,

  • interrupción de toda la actividad industrial y comercial de un país,

  • incluyendo el cese de las actividades escolares en todos sus niveles.

Todo ello con una total ignorancia de las dinámicas del pánico, de las posibles consecuencias de desempleo para los trabajadores precarios, o de quiebra de las pequeñas empresas.

El aislamiento generalizado de la población, por sedentarismo e inacción vital, provoca complicaciones y patologías como: enfermedades osteoarticulares, cardiovasculares, circulatorias, problemas de ansiedad, alteraciones del ritmo del sueño, depresión, etc.

La situación de pánico y preocupación que se está viviendo ahora mismo (efecto nocebo) va a provocar el aumento exponencial de trastornos psíquicos y físicos en un futuro cercano, que sumados a la desaparición de la “economía real” que deja a millones de ciudadanos en la miseria, va a causar una situación real mucho más grave que la ficticia que vivimos ahora.

En este teatro mediático, los medios de comunicación han tenido –y siguen teniendo- el papel protagonista en el desarrollo de los hechos, llevando a la ciudadanía –y a los políticos- a una paranoia colectiva de extensión mundial, hasta el punto que da la sensación de que quieran ‘parar el mundo’.

Es una situación totalmente desproporcionada, que nunca se había dado, y de previsiones impredecibles, a la que se obliga al ciudadano a colaborar y a ser solidario, bajo riesgo de multa o cárcel, lo cual nos conduce directamente a una Dictadura de la Sanidad o un Estado Totalitario.

Conclusiones

Las medidas contra el coronavirus (SARS-CoV-2) están siendo tan drásticas que pueden provocar más daño del que pretenden evitar. Además, carecen de ningún fundamento científico.

El miedo mata más gente que cualquier enfermedad, porque merma nuestra capacidad de defensa a nivel físico y emocional por el aumento de estrés, el cual disminuye el sistema inmunitario y ataca nuestro equilibrio interior para responder con fuerza ante cualquier adversidad.

Pedimos, por tanto, el cese de los confinamientos y la libre circulación de los individuos para que las personas puedan potenciar su sistema inmunitario realizando ejercicio físico, caminando, bailando, jugando, exponiéndose al sol, reuniéndose con amigos, o haciendo lo que les plazca, y así potenciar el enfoque positivo de la vida, y prevenir todo tipo de enfermedades. Por supuesto, también yendo a sus trabajos habituales.

Unamos nuestras fuerzas y energías para que este estado de alarma finalice. Respiremos aire puro y digamos al mundo que nosotros NO TENEMOS MIEDO.

Artículos de referencia:


[1]A dichas otras causas falta añadir la desnutrición y falta de condiciones de salubridad, que impiden que el organismo pueda estar sano. N. de S.yA.

[2]García Blanca, J. ¿Qué se oculta tras el coronavirus de China? (Revista Discovery Salud, Marzo 2020, págs. 20-29).

[3]Oficialmente se reconoce que aún no hay tratamientos específicos y se utilizan anti virales del VIH o del SARS, y otros tratamientos sintomáticos, incluyendo los del resfriado.

[4]Ayer, día 17/03/2020 el ministerio de Defensa de China anunció que había desarrollado “con éxito” una vacuna contra el SARS-CoV-2, y que ya había autorizado las pruebas en humanos. Por tanto, es un peligro real muy grave que se puedan empezar a imponer vacunas masiva y obligatoriamente.

[5]PharmaMar esta comercializando dos tests, uno basado en una tecnología propia, los Clart, y otro de PCR. Ambos han sido autorizados por la Agencia Española del Medicamento con un informe técnico positivo del Instituto Carlos III. No han presentado referencias de su especificidad por ahora. También es importante saber que un estudio considera que los tests pueden tener un porcentaje de falsos positivos entre el 50 y el 80%. Referencia:
https://archive.st/archive/2020/3/www.ncbi.nlm.nih.gov/i8vf/www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32133832.html

Tagged with: , ,
Publicado en Boletín, Control de la población, Notas de Prensa, Noticias, Salud y enfermedad
No colabores con ellos… ¡Protege tu privacidad!
La privacidad es un bien común. ¡Defiéndelo!
Categorías del Blog
Archivos del blog
Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA

Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA

Member of The Internet Defense League