Las puertas giratorias colocan a un “lobbista” de la farmacéutica Sanofi al frente de la Sanidad catalana

Miguel Jara-300x200Fuente / Por 

El Gobierno catalán, a través de su Consejero de Sanidad, nombra a un alto cargo del laboratorio multinacional Sanofi como máximo responsable del poderoso Servicio Catalán de Salud, CatSalut. Ésta es la principal entidad sanitaria pública de Catalunya.

Logo_gene_catsalut-300x64Tanto como se ha escrito y hablado sobre las consecuencias de los resultados de las elecciones catalanas y total pa’ ná. Que si “España se rompe”; que si Catalunya se independiza será una república; que si las CUP apoyaron in extremis a Junts Pel Sí dejando de lado su anticapitalismo y demás, etc.

Al final el nuevo “ministro” catalán de Sanidad, el filósofo Antoni Comín, elige como hombre de confianza a David Elvira.

¿Que quién es el designado? Desde ya el nuevo director del CatSalut, el emporio sanitario catalán que aúna a todas las instituciones del ámbito. Elvira, hasta la fecha, trabajaba como director regional de Relaciones Corporativas y Comunicación de Sanofi, una de las mayores multinacionales farmacéuticas del mundo; una de las que más trapos sucios tiene que esconder.

David-Elvira1-300x167

David Elvira, ex de la farmacéutica Sanofi.

Elvira ha tenido un recorrido político similar al del nuevo consejero de Sanidad. Ambos militaron en el Partido Socialista Catalán (PSC) y, posteriormente, recalaron en Mes, la formación que agrupa los antiguos soberanistas del PSC.

Estamos ante un ejemplo de manual de lo que se denomina “puertas giratorias”; el trapaso de altos ejecutivos de grandes empresas a Gobiernos y viceversa, uno de los modos preferidos por los sectores estratégicos de la economía global para corromper las democracias en su favor.

El concepto de las puertas giratorias se ha popularizado en los últimos años hasta el punto de que hay partidos políticos, como Podemos, que consideran su erradicación unas de sus principales reivindicaciones.puerta_giratoria3

La cosa parece que va a tener que esperar. Las puertas giratorias han provocado un escándalo tras otro en los últimos años. Los ejemplos son casi infinitos.

Juan José Güemes, que abandonó el Ejecutivo de Esperanza Aguirre en marzo de 2010, donde ejerció como consejero de Sanidad, fue nombrado el pasado junio consejero de la empresa suiza Unilabs, dedicada a los análisis clínicos.

Isabel Barreiro, la esposa del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. No tuvo ningún problema para encontrar trabajo en la empresa privada cuando en marzo de 2010 cesó como directora de gabinete de Juan José Güemes al frente de la Consejería de Sanidad de Madrid.

En septiembre de ese mismo año, Barreiro, que fue también diputada en la Asamblea de Madrid por el Partido Popular durante la pasada legislatura, pasó a formar parte del laboratorio farmacéutico británico GlaxoSmithKline (GSK) como directora autonómica de asuntos sanitarios.

Antes Bernat Soria, el ex ministro de Sanidad con el PSOE, fichó por el laboratorio Abbott para hacer un informe sobre las carencias del Sistema Nacional de Salud y el papel de la industria farmacéutica para ayudar a la “sostenibilidad” del primero. Regina Revilla, que fue directora general de Farmacia del Ministerio de Sanidad en España está en la farmacéutica Merck como responsable de Relaciones Institucionales.

Es un caso paradigmático pero es que muchos de los directores generales de Farmacia del Ministerio y muchos políticos sanitarios autonómicos han pasado a la industria farmacéutica.

Otro claro ejemplo es Fernando García Alonso, que fue director de la Agencia Española de Medicamentos y también director general de Farmacia y tras dejar su cargo se empleó en el laboratorio Schering-Plough para pasar luego a Bristol-Myers Squibb y acabar en Ferrer, donde ejerce en la actualidad. Y no fue el único en dar ese giro en dicha institución.

El Gobierno de Zapatero colocó a Cristina Garmendia al frente del Ministerio de Ciencia e Innovación. Ella era presidenta de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), el mayor lobby pro alimentos transgénicos y fármacos biotecnológicos que hay en España.

El fenómeno no es exclusivo de nuestro país. Julie Gerberding, la directora de 2002 a 2009 de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) (agencia oficial de EE.UU. que determina el uso de vacunas y otros tratamientos en epidemias y demás) pasó a ser presidente de la Sección de Vacunas de Merck, uno de los principales laboratorios farmacéuticos del mundo.

SANOFI_2011_QuadriElvira ha trabajado como director de Relaciones Corporativas y Comunicación del citado gran laboratorio, uno de las áreas que las grandes compañías designan para hacer lobby, presión corporativa sobre los responsables de las administraciones públicas y los líderes de opinión pública.

El fenómeno del lobby, las puertas giratorias y los conflictos de intereses que entrañan son un cáncer de la democracia hoy. El problema de fondo es que no sabemos si Elvira trabajará para la cosa pública o seguirá pendiente de sus antiguos compañeros de trabajo.

Mención aparte merece Sanofi. El laboratorio del que proviene Elvira tiene un pasado y un presente terrorífico. Recordemos que es el responsable del caso del medicamento Agreal, un medicamento para los sofocos de la menopausia que destrozó el sistema nervioso de miles de mujeres. Hoy tiene demandas judiciales pendientes en los juzgados. También es el fabricante de la vacuna del papiloma marca Gardasil relacionada con al menos 352 muertes sólo en la Unión Europea.

Es una farmacéutica demandada también por sobornos en farmacias y hospitales. Y también ha visto como las autoridades sanitarias españolas alertaban por defectos en la fabricación de algunos de sus fármacos.

Antoni Comín, consejero de Salud catalán

Antoni Comín, consejero de Salud catalán

La lista no es exhaustiva, sólo pretendo mostrar algo del curriculum de la empresa de la que llega la segunda persona más poderosa de la Sanitat catalana.

Por su parte, Comín queda bien retratado en la semblanza crítica que hace de él mi amiga la escritora y enfermera Clara Valverde en un artículo titulado ¿Necesitamos una vacuna contra el despiste en la nueva etapa del neoliberalismo catalán? Un adelanto:

Comín intentará despistar ‘desprivatizando’ un par de servicios sanitarios. El reto dado a Comín por Junts Pel Sí es el de mantener el negocio privado en la sanidad pública y, al mismo tiempo, despistar y desmovilizar (y si es necesario acosar, como ya hemos visto que es capaz) a los activistas que defienden la sanidad pública catalana”.

conspiraciones-toxicas-199x300Todo este mamoneo es lo que se ha denominado en los últimos años “casta” y parece que hoy el Gobierno catalán la perpetúa.

Me pregunto qué pensarán personas a las que considero amigas como Raúl Romeva, hombre fuerte del Ejecutivo hoy, que tuvo la amabilidad de presentar en 2008 mi libro Conspiraciones tóxicas, donde tres periodistas de investigación denunciábamos precisamente el fenómeno del lobby y puertas giratorias.

También pienso en las CUP pues, en cierto modo, si hay un hombre fuerte de Sanofi en un cargo con tanto poder sobre la salud de los catalanes/as es gracias a su voto.

Publicado en Salud y enfermedad, SISTEMAS DE CONTROL, Uncategorized
Categorías del Blog
Archivos del blog
Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA

Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA