La defensa de las ideas

Las ideas deben defenderse o rebatirse con ideas, no con la violencia ni con la represión.

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada.

Friedrich Gustav Emil Martin Niemöller (1892-1984)

La libertad de expresión es cada vez más un mito y cada vez menos una realidad. Prueba de ello son las leyes anticonstitucionales destinadas a “regularla”. La existencia y aplicación de estas leyes, por un lado constituyen un trato desigual de los ciudadanos ante una supuesta justicia, y a la vez condicionan su conducta a la hora de ejercer su legítima “libertad de expresión” con una autocensura por temor a la represión.

España es uno de tantos países donde ya no queda libertad de expresión. Leyes como la llamada Ley mordaza, Ley anti-difamación o la mas reciente Ley del Odio, son leyes que cierran bocas y atan pies y manos a quienes quieren expresar libremente lo que piensan y sienten, si ello contradice de alguna manera el pensamiento único al que estos legisladores quieren llevar a la sociedad.

La ley del Odio es tan general y ambigua que deja un margen extraordinariamente amplio para su interpretación y aplicación por parte de la fiscalía y de los jueces, al servicio de unos poderes que se están erigiendo en dictadores de lo que es moral, filosófico y políticamente correcto pensar y lo que no.

Las ideas deben defenderse o rebatirse con ideas, no con la violencia ni con la represión. Es en este sentido que ofrecemos nuestro apoyo a aquellas personas a quienes se les ha vulnerado su derecho de libertad de expresión. Y aplaudimos la valentía de Miguel Celades, al entrevistar a un personaje tan controvertido y perseguido como es Pedro Varela. Lo importante es levantar la voz en defensa de nuestros derechos comunes, independientemente de que compartamos poco, mucho o nada la opinión que se expresa. Si más no por aquello de que “cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”.

 

Publicado en Análisis y opinión, Entrevistas
Tan fácil como Gmail ¡PERO ENCRIPTADO!
Categorías del Blog
Archivos del blog
Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA

Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA