Carta del Dr. Ryke Geerd Hamer al Sr. Jefe de los Rabinos

Cabecera_Germanische-Heilkunde

22 de Junio de1986

Sr. Jefe de los rabinos
Dr. med. Menahem Mendel Schneerson
770 Eastern Parkway Brooklyn
New York 11213

Estimado Sr. Jefe de los rabinos,

Usted es la cabeza de todos los rabinos de este mundo, como me dijo el rabino Denoun. Asimismo es también el jefe espiritual de todos los masones que trabajan “para el Templo de Zion”. Usted es médico y comprende bien el alemán. Por esto mi carta está dirigida a la persona correcta.

En la misma medida en que me alegré cuando conocí que usted había leído y evidentemente comprendido mi libro en alemán “Cáncer, enfermedad del alma, cortocircuito en el cerebro, el ordenador del organismo” y supe que usted dio la orden de emplear este nuevo conocimiento con los pacientes judíos; En esa misma medida me desilusioné al saber que usted aparentemente todavía no dio la orden a sus logias de levantar el boicot en relación con la utilización de la LEY DE HIERRO DEL CÁNCER en beneficio de los pacientes No-Judíos. Por favor no me diga: “No fuimos nosotros” porque estoy bien informado de todo.

Sus masones, con sus logias, mediante este boicot llevan cometiendo desde hace cinco años el crimen más cruel de toda la historia de la humanidad. Para cientos de millones de desgraciados seres humanos esto significó una angustiosa muerte. Los masones e Israel, para cuyo “Templo de Zion” estos trabajan, deben asumir su culpa colectiva y su responsabilidad en el más horrible crimen de toda la historia de la humanidad. Mi esposa es también una de las víctimas de este boicot-terrorismo. Asimismo a mi familia y a mí han intentado sistemáticamente aterrorizarnos desde hace años; de hecho yo he sufrido cuatro intentos de asesinato.

Estimado señor superrabino, usted es el ser humano mejor informado de todo el mundo, yo creo. Y sabe que todo esto es cierto. El Templo de Zion, para el cual trabajan sus hermanos de logia, se ha convertido desde hace cinco años en el Auschwitz de Israel. El propio Israel ha creado esta situación. Las dimensiones de este crimen sobrepasan la imaginación de cualquier cerebro humano, opino.

Aún cuando los hermanos de logia actúan según esta “doble moral” del Talmud, nunca me hubiera podido imaginar que algunos seres humanos fueran capaces de cometer un crimen de tales dimensiones.

Señor superrabino, sea lo que sea lo que usted quiera reconocer o no, por estos hechos va a juzgarlo la historia. El crimen es cada día más y más grande. Después de esta carta usted no va a poder seguir ocultando los hechos pues no va a pasar inadvertida.

Yo pido para mis pacientes que por fin dé la orden a sus logias de levantar sin condiciones el boicot contra el descubrimiento del funcionamiento (de las causas) del cáncer. Todos los rabinos desde Koblenz hasta New York van a cumplir sus órdenes, especialmente porque usted como médico ha comprobado la exactitud de la LEY DE HIERRO DEL CÁNCER.

Diariamente vienen rabinos y maestros de logia para negociar las condiciones del levantamiento del boicot. Pero no pueden existir condiciones cuando se ha torturado hasta la muerte a seres humanos.

Estimado señor superrabino, si el precio para que el sionismo siga existiendo es continuar con el más horrible crimen de la historia de la humanidad, entonces este es una vergüenza para todos los seres humanos. Abandone su Talmud con esa doble moral.

Pido de rodillas para mis pacientes que están muriendo: ¡Tenga compasión humana con la tortura de nuestros pacientes, tanto judíos como no judíos! Sólo esa compasión puede atenuar este grandísimo crimen.

¡Por favor, dé inmediatamente la orden de levantar el boicot y permita que los pacientes que están muriendo puedan ser salvados!

En la esperanza de que usted se haga consciente de su responsabilidad y de todas las consecuencias y tome la decisión correcta, le saludo atentamente.

Dr. med. Mag. theol. Ryke Geerd Hamer

Tan fácil como Gmail ¡pero privado!
Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA

Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA