La guerra contra el terrorismo islámico es una guerra de conquista

FUENTE: Ima Sanchís 23/11/2015 LA VANGUARDIA
Daniel Estulin, investigador

Tengo 49 años. Nací en la Unión Soviética y vivo en Barcelona. Trabajé 12 años (de 1993 al 2005) en los servicios de contraespionaje militar del KGB. Soy consejero e instructor de geopolítica. Vivo en pareja y tengo tres hijos. La política es cinismo puro. Creo en la chispa divina de la razón.

Estamos pagando los errores cometidos tras el 11-S?

Analicemos con más perspectiva: vivimos en un planeta con recursos limitados y una población que va en aumento. La élite económica mundial, y no me refiero a los presidentes de los gobiernos sino a los que financian sus campañas, quiere controlar los recursos.

Las consecuencias son terroríficas.

La necesidad de hacerse con el control de los recursos naturales nos lleva a estas conquistas de territorio sin freno. Los yihadistas no son más que una herramienta de control por parte de esas élites. Piense: ¿Quién financia a los ­terroristas?, ¿quiénes los arman?… Estados Unidos, Gran Bretaña, Arabia Saudí, Francia e Israel.

Financiaron a pequeños y distintos grupos terroristas.

Sí, pero son el mismo enemigo que nos está matando a nosotros. Es ingenuo creer que Osama bin Laden (excolaborador de la CIA) fuera más listo que los servicios de inteligencia estado­unidenses con un presupuesto anual de 40.000 millones de dólares. La guerra contra el terrorismo islámico es una guerra de conquista.

El tema se les fue de las manos.

No sea ingenua: el Estado Islámico es un instrumento al servicio de objetivos políticos a largo plazo diseñados por Londres y Washington y financiados a través de organizaciones benéficas saudíes para destruir, mediante guerras intestinas, cualquier estado social que se resista a acatar los designios del imperio.

Esa afirmación es una locura.

Los documentos de Wikileaks demuestran que en el 2007 ya hablaban de cómo iban a usar el Estado Islámico de Iraq y Siria para sus intereses, puede consultarlo. Londres es el centro de organizaciones terroristas internacionales y desde allí operan con impunidad.

¿Afirma que los intereses supranacionales han incubado al monstruo?

Efectivamente, pero no se trata de una conspiración paranoica, sino de ese complicado equilibrio entre países que son a la vez amigos y enemigos, todo son intereses financieros. En política dos más dos nunca suman cuatro.

Por desgracia en eso tiene razón.

A los borregos nos venden que acabaron con el espantoso dictador en Libia. Pero…, ¿está mejor Libia sin Gadafi o peor? Sin duda está peor, ¿no sabían que esto ocurriría?

¿Lo sabían?

¡Claro! Lo que querían provocar era el caos para poder ejercer el control e ir desmontando el resto de los estados nación en África. Después de Libia vinieron Mali y Nigeria, donde Boko Haram siembra el terror. Francia desde el año 2012 es el segundo país, después de Arabia Saudí, que más armas ha aportado al EI.

Ahora Europa invertirá en el complejo militar industrial para hacerse con el control de los territorios supuestamente en manos de terroristas financiados por quienes quieren destruirlos. Lo decía Putin hace pocos días en la ONU.

“Hay 40 países, incluidos algunos del G-20, que financian el terrorismo”.

Arabia Saudí ha gastado desde el año 1978, (guerra de Afganistán), 87.000 millones de dólares en financiar el terrorismo, es un actor clave en este programa de caos y disturbios planificados. Y detrás están los británicos que controlan todos los países del golfo. El imperio británico nunca dejó de existir.

¿Quién se beneficia de sembrar el terror en Francia?

El juego es muy sencillo: se financia el terrorismo para unos determinados objetivos, ciertas zonas de influencia, y después cuando ocurren atentados como los de París se aprovecha para eliminar libertades y poder operar más libremente y, de paso, los países invierten en la industria militar. Todo son ventajas.

No tiene sentido que financien a los terroristas y luego los bombardeen.

Sembrar el terror en Francia permite recortar los derechos de los ciudadanos y al mismo tiempo que aplaudan la masacre de civiles en otro país. Sin esos atentados los franceses no habrían permitido a su Gobierno ir a una guerra que no nos conduce a nada, ni que prohíban manifestaciones en la cumbre del cambio climático, cambien leyes, constituciones…

Pero los franceses recuperarán sus libertades.

Ya están advirtiendo de que esto va para largo. ¿Han recuperado las libertades los norteamericanos tras el 11-S? Desmantelar el sistema del bienestar europeo (mediante el terrorismo, la arabización, el ahogo económico alemán…) tiene muchas ventajas que podemos resumir en una: control. Para imponerte primero debes sembrar el caos.

Pero ahora Occidente se alía para acabar con ellos.

Si quieren acabar con el terrorismo, no hace falta bombardear a nadie, basta con desmontar Arabia Saudí, el principal financiador, y dejar de vender armas al Estado Islámico, y caerá por su propio peso. Pero el terrorismo sigue estando financiado a diario.

¿Cómo cree que acabará este conflicto?

La finalidad no es sólo Libia y Siria. Para hacerse con el control de los recursos es necesario desmontar Rusia, potencia militar, y China, potencia económica. El orden es el siguiente: Iraq, Libia, Siria, Irán y después Rusia, por eso Putin interviene, sabe que después irán a por ellos.


Fuera de control

Cómo Occidente creó, financió, y desató el terror del
Estado Islámico sobre el mundo.

EL LIBRO

Daniel Estulin-dossier libro Fuera de ControlAunque tanto los medios de comunicación como los gobiernos occidentales se han esforzado en hacernos creer que los atentados terroristas de Charlie Hebdo en París fueron exclusivamente obra de los radicales yihadistas, la realidad de Daniel Estulin-Libro Fuera de controllos atentados nos enseñan una lección muy distinta. Lo que está ocurriendo en realidad no es una guerra de religión sino que son las huellas de un profundo juego geopolítico que está en manos de las potencias occidentales y de los Amos del Mundo.

A día de hoy, Estados Unidos, sus socios de la OTAN y sus socios regionales como Israel, Arabia Saudí y Qatar están armando, financiando, protegiendo, formando y apoyando a los extremistas islámicos. Su objetivo: un cambio de orden en Oriente Medio.

Fruto de toda esta estrategia, la tensión con las naciones islámicas irá en aumento y la crisis internacional crecerá en un futuro próximo y es que lo que estamos viendo en el presente no es una simple guerra de religión, sino las huellas de un juego geopolítico de profundo y largo alcance.

SOBRE EL AUTOR

Daniel Estulin nació en la Unión Soviética en 1966. Exagente de contraespionaje de la KGB, ha dedicado gran parte de su vida al trabajo periodístico, especialmente a la investigación. Su tema estrella es el club Bilderberg, un gobierno mundial en la sombra. Sus libros sobre el club Bilderberg se han convertido en un fenómeno mundial, de los cuales se han vendido seis millones de ejemplares en todo el mundo, se ha publicado en 67 países y ha sido traducido a 44 idiomas. Ha impartido multitud de conferencias por todo el mundo, ha sido condecorado por la Universidad JFK de Buenos Aires con la Medalla de Oro por su contribución a la humanidad, y ha sido nominado al Premio Pulitzer 2014 por su último libro, TransEvolution: The coming age of human deconstruction y al Premio Nobel de la Paz 2015 por su lucha incansable contra la élite globalista mundial. Éste es su decimotercer libro.

Tan fácil como Gmail ¡PERO ENCRIPTADO!
Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA

Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA