El avión estrellado de Germanwings

¿Es cierta la historia oficial?

por Joe Quinn
http://joequinn.net/2015/03/30/germanwings-crash-is-the-official-story-true/#more-1073

30 marzo 2015

germanwings_descentCuando oí por primera vez lo del vuelo GWI9525 de la Germanwings que se había estrellado en los Alpes franceses la mañana del 24 de marzo pasado, me impresionó. Pero para ser honestos, no totalmente. No es que esperase que sucediera, pero era el quinto de este tipo de incidentes en el último año. Si esta frecuencia se mantiene, la estadística de riesgo reducido de que un vuelo comercial tenga un final intempestivo va a tener que ser recalculada.

Para poder realizar una evaluación directa de la colisión, yo, como casi todo el mundo, tuve que esperar pacientemente a que se dieran a conocer los detalles. ¿Qué podría haber causado que un Airbus de primera generación A320, moderno aunque ya con un considerable rodaje, perdiera altura y acabase estrellándose contra la ladera de una montaña? Barajaba algunas teorías, entre ellas los efectos inhabilitadores de un “EMP” (Pulso Electromagnético) procedente de la explosión a gran altura de un meteorito. El impresionante aumento de avistamientos de cuerpos celestes/meteoritos en estos últimos 10 años lo haría plausible, y bien podría haber sido la causa de la colisión del vuelo de Air France 447 en el Océano Pacífico en el 2009. Pero aguardé, y supuse que tendría que esperar porque las investigaciones de este tipo suelen, y deben, tardar bastante en poderse completar.

Cuando se trata de un avión que se estrella, la información más importante, incluso más importante que la caja negra con las grabaciones de voz de la cabina (CVR), es la caja con el registro de la información de vuelo (Flight Data Recorder o Accident Data Recorder). La FDR graba las instrucciones enviadas a todos los sistemas electrónicos del avión, incluyendo el piloto automático y el sistema de seguridad para entrar en la cabina.

Fuera cual fuese la información que se obtuviera de las conversaciones mantenidas entre el piloto y el copiloto en la cabina, tenían que ser corroboradas o confirmadas con la caja negra del FDR. Analizar esa información suele tardar varios días o semanas, por lo que resultó sorprendente que apenas transcurridas 24 horas de haberse estrellado, el New York Times citase a un anónimo “veterano oficial militar francés”, afirmando que uno de los pilotos había encerrado fuera de la cabina al otro, y que eso había motivado la caída del avión. El New York Times pone en boca del oficial militar lo siguiente:

El tipo que está fuera golpea suavemente la puerta sin obtener ninguna respuesta”. Y el investigador prosigue, “entonces golpea la puerta más fuerte, pero no hay respuesta. En ningún momento hay respuesta. Se puede escuchar como intenta tirar la puerta abajo […] Lo cierto es que en los últimos momentos del vuelo, el otro piloto está solo y no abre la puerta”.

La precipitada entrega de esta información parece haber socavado la investigación oficial que estaba siendo dirigida por la Agencia de Investigación y Análisis de Seguridad Aérea Civil francesa (BEA), una agencia civil no militar, del gobierno francés responsable de investigar los accidentes de aviación, y fue la que estableció una historia que se ha convertido en la verdad oficial de lo ocurrido en el avión: fue estrellado deliberadamente por el copiloto Andreas Lubitz.

Mientras el New York Times entraba en prensa el miércoles, el presidente de la BEA ofrecía una rueda de prensa más bien adecuadamente prudente. Remi Jouty, presidente de la BEA, decía a los periodistas que si bien se habían obtenido sonidos y voces de la caja negra de cabina (CVR), no ofrecían ni la más “mínima explicación” del por qué el avión se había estrellado, y que se necesitarían días o incluso semanas para poder descifrarla. Queda el trabajo de comprender las voces, los sonidos, las alarmas, ver a quien corresponden las diferentes voces, comentó.

Pese a ello, apenas un día después de las precipitadas conclusiones del oficial militar reveladas por el New York Times, y de los prudentes comentarios del responsable de la BEA, el fiscal Brice Robin concordó con la conclusión del oficial militar, y decidió abrir un caso de procesamiento criminal, comentando: la intención era destruir el avión. Resulta un enfoque inquietantemente prematuro para que lo adopte un fiscal del estado, y nos lleva a preguntarnos si había alguien que quisiera montar una narrativa que se convirtiera en la historia oficial, en vez de esperar los resultados de una investigación exhaustiva. En realidad, el acto de declarar al avión estrellado como caso criminal significa que la investigación dejaba de estar principalmente a cargo de la BEA.

Ya sea que la investigación completa se llegue a realizar o no por alguien, sin embargo ha arrojado dudas con las versiones conflictivas acerca de la súper importante segunda caja negra, la que registra las informaciones del vuelo (FDR). En la misma historia en que se publicaron primero los comentarios del oficial militar francés que dejó establecida la narrativa del “suicidio del copiloto”, el New York Times declaraba que la segunda caja negra que albergaba los datos de vuelo había sido encontrada, pero que la tarjeta de datos que contenía la información se había perdido. Posteriormente, fuentes oficiales europeas comentaban que la propia caja negra FDR “quizá nunca se encontrase”. Debo decir que para mi gusto, resulta un poco demasiado conveniente.

lv_plane_crash_2_kb_150324_16x

Restos del accidente. El avión prácticamente se desintegró.

Tras la comunicación inicial de información básica de la caja negra, acerca de las “voces” y el “cierre de cabina”, se han ido añadiendo más detalles y la historia ha empezado a tomar cuerpo en los medios informativos, con algunos comentarios que han llegado incluso a “imaginar” lo que el piloto estaba pensando. Gordon Rauner, periodista principal del británico Telegraph, por ejemplo, reflexionaba:

“Algo cambió cuando el Capitán Sonderheimer empezó la reunión operativa pre-vuelo con Lubitz acerca del programa de aterrizaje. Lubitz, 27, se volvió brusco en sus respuestas, pero fatídicamente, el Capitán Sonderheimer no reparó en ello”.

En medio de tanto mirarse el ombligo, se ha dado escasa cobertura mediática a los testigos que escucharon una explosión y vieron humo procedente del avión poco antes de que se estrellase. Un piloto de helicóptero de la Fuerza Aérea francesa con base en Orange, a 30 minutos de distancia del lugar del accidente, dijo que la Fuerza Aérea francesa había recibido un número de testimonios presenciales que corroboraban este punto. Confirmó también que se encontraron restos por encima del lugar de la colisión, lo que venía a confirmar el hecho de que la pieza de fuselaje “se había desprendido del avión antes del impacto”.

Pero el molino de rumores mediático estaba ya en pleno funcionamiento, y en el margen de cuatro días el copiloto Andreas Lubitz pasó de ser un entusiasta y extrovertido joven aviador sin signos de depresión, y soñando convertirse en un capitán de vuelo de larga distancia, a un agudo depresivo narcisista, con un problema de visión y un deseo homicida mortal, con “evidencias” que lo respaldaban obtenidas de su casa.

Uno de los principales fragmentos de datos utilizados para justificar la historia del “piloto suicida” procede de la supuesta grabación de la caja negra, según la que se nos ha dicho que puede escucharse la “respiración” de Lubitz. Esta afirmación ha sido directamente rebatida por Gerard Arnoux, capitán de Air France, con 18 años de experiencia, y portavoz del comité nacional de supervisión de la seguridad aérea, según ha manifestado a Le Grande Journal, dos días después del accidente. Arnoux declara que existen tres errores en la historia oficial:

  1. Es imposible escuchar la respiración de un piloto en una caja negra. Arnoux declara que las cabinas de la primera generación de los A320 son muy ruidosas, tanto que, en pleno vuelo los pilotos acostumbraban a utilizar auriculares para hablarse entre ellos. La idea de que la caja negra CVR pudiera registrar la respiración de Lubitz con tanto ruido ambiental es imposible, según Arnoux.
  2. La historia oficial afirma que los investigadores escucharon el “pip” de la palanca que Lubitz pulsó para iniciar el descenso del avión. Arnoux afirmó categóricamente que esta palanca no emite sonido alguno.
  3. Arnoux también se pregunta porqué los investigadores no han hecho ninguna mención de haber escuchado el estridente pitido que hace la consola de la puerta de la cabina cuando se introduce el código de acceso de emergencia para abrir la puerta de la cabina. Arnoux reconoce que el código para apertura de emergencia podría haber sido invalidado por alguien manualmente en la cabina, manteniendo hacia abajo el botón de cierre, pero eso no hubiera impedido el pitido una vez introducido el código desde el exterior. Esto hubiera sido la confirmación más evidente de que uno de los pilotos había sido encerrado fuera. Pero no se mencionó nada de esto. En vez de ello, se nos pide que aceptemos la palabra de los enterados de la caja negra, de que alguien estaba “golpeando la puerta” y gritando “abre la maldita puerta”. Ello en medio de todo el ambiente de ruido existente en la cabina. Deben tener un oído muy fino.

https://vimeo.com/123736241

Es interesante escuchar la respuesta de otro de los miembros del comité del show a los comentarios de Arnoux. Dice: “¿Por qué el fiscal del estado iba a sembrar información falsa? ¿Están escondiendo algo?” La respuesta del resto del comité es que simplemente, “debe estar mal informado”…

En términos de cómo ha sido llevada esta “investigación”, ofrece similitud con el caso del vuelo 990 de Egypt air. Lo más probable fue que la colisión se debiera a algún tipo de anomalía climática que puso demasiado a prueba las limitaciones mecánicas de la aeronave, pero desde el punto de vista de Boeing, un “piloto suicida” es una explicación mucho más atractiva financieramente, por lo que tiraron por ahí y abrieron una investigación criminal, muy a pesar de las autoridades egipcias.

Mi corazón está con los familiares de las víctimas de este accidente, pero siento una simpatía particular por la familia de Andreas Lubitz. No sólo han perdido un hijo y hermano, sino que sus recuerdos de él han quedado para siempre mancillados por la difamación que actualmente han puesto en marcha los medios informativos, que siempre prefieren una historia dramática al estilo de Hollywood que una investigación sobria y honesta.

Mas información, en busca de la verdaderas causas del accidente:

2015-03-25 Prueba con Laser por EE.UU. destruye Germanwings

2015-03-27 Apagón en Holanda –US Laser-

2015-03-27 Obama se niega a entrevistarse con el comandante en jefe de la OTAN

Herramienta informática de seguimiento del tráfico aéreo civil en tiempo real (muy útil para comprobar la ausencia de tráfico civil en los cielos fumigados por los aviones de los programas de Geoingeniería): http://www.flightradar24.com

Publicado en Analizando desinformación
Categorías del Blog
Archivos del blog
Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA

Esta web se ha declarado territorio libre del MONTAJE SIDA